Xi Jinping llega a Rusia para reunión con Putin sobre Ucrania


El presidente chino Xi Jinping y su par ruso Vladimir Putin, hoy en el Kremlin, en Moscú. Foto Ap

AFP / La Jornada

Moscú. El presidente chino, Xi Jinping, llegó este lunes a Rusia para una cumbre con su homólogo ruso, Vladimir Putin, en la que abordarán el plan de paz de Pekín sobre el conflicto en Ucrania.

Xi fue recibido con todos los honores a su llegada hacia las 10 horas GMT al aeropuerto internacional de Vnukovo de Moscú, según imágenes retransmitidas por las televisiones rusas.

El mandatario chino afirmó que esta visita de tres días a Rusia dará un «nuevo impulso» a las relaciones entre Pekín y Moscú, en unas declaraciones publicadas por las agencias de noticias rusas.

China está «dispuesta a mantenerse firmemente al lado de Rusia» en aras de un «verdadero multilateralismo» y de una «multipolaridad en el mundo», agregó.

Según el Kremlin, Xi y Putin, que mantendrán un encuentro informal el lunes y discusiones oficiales el martes, hablarán sobre el plan propuesto el mes pasado por Pekín para resolver el conflicto con Ucrania.

Tras haber participado en la reciente reconciliación diplomática entre Arabia Saudita e Irán, Pekín quiere posicionarse como mediador en Ucrania.

Para Pekín y Moscú se trata sobre todo de mostrar la fuerza de su relación, en momentos en que los dos países enfrentan tensiones con las potencias occidentales.

Para Putin, cada vez más aislado a nivel internacional, la visita de Xi es especialmente importante, máxime cuando la Corte Penal Internacional (CPI) emitió la semana pasada una orden de arresto en su contra por «crímenes de guerra» en Ucrania.

«Espero trabajar con el presidente Putin para adoptar conjuntamente una nueva visión» en las relaciones, escribió Xi en un artículo publicado el lunes en la Gaceta Rusa y divulgado también por la agencia estatal china Xinhua.

Es «un viaje de amistad, cooperación y paz», añadió.

Putin, por su lado, aplaudió «la voluntad de China de tener un papel constructivo en la resolución» del conflicto y estima que «las relaciones ruso-chinas alcanzaron su punto más alto», en un texto publicado el lunes en un diario chino.

El llamado de Kiev

China no ha condenado públicamente la ofensiva rusa y critica a Estados Unidos por suministrar armas a Ucrania.

A finales de febrero, Pekín presentó un plan de 12 puntos para instar a negociaciones de paz y al respeto de la integridad territorial.

El Kremlin acusó el lunes a Washington de atizar el conflicto en Ucrania y de «inundar» con armas este país.

Ucrania reiteró este lunes sus llamados a Moscú para que retire sus tropas y aseguró que para que el plan de Pekín funcione era necesario «la rendición o la retirada de las fuerzas de ocupación rusas del territorio ucraniano».

La postura de Pekín ha sido criticada por los países occidentales, que consideran que brinda cobertura diplomática a la ofensiva rusa y que sus propuestas carecen de soluciones prácticas.

Estados Unidos ya indicó que no apoyaría un nuevo llamado chino al alto el fuego en esta visita de Xi a Moscú.

El diario The Wall Street Journal reportó que el mandatario chino podría estar planeando su primera conversación telefónica con el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, desde el inicio del conflicto.

«Doble rasero»

La visita de Xi le permite a Rusia mostrar que no está tan aislada, y más después de que Putin fuera acusado por la CPI de «deportación ilegal» de menores ucranianos.

Un portavoz de la cancillería china, Wang Wenbin, preguntado sobre este tema, dijo que la corte debería «mantener una postura objetiva e imparcial» y «respetar la inmunidad de jurisdicción de los jefes de Estado en virtud del derecho internacional», e instó al tribunal a «evitar la politización y el doble rasero».

En un gesto desafiante, Putin visitó el domingo la ciudad ucraniana de Mariúpol, en su primer viaje a un territorio capturado a Kiev desde el inicio de la ofensiva el 24 de febrero de 2022.

La visita de Xi también tiene un aspecto económico importante, después de que Rusia reorientara su economía hacia China debido a las sanciones occidentales.

Según el Kremlin, Putin y Xi firmarán varios documentos, especialmente sobre su cooperación de aquí a 2030.