Tanques alemanes amenazan a Rusia como en la 2a. Guerra Mundial: Putin


El presidente ruso, Vladimir Putin, deja flores durante el 80 aniversario de la victoria soviética en la batalla de Estalingrado, el 1 de febrero de 2023. Foto Sputnik vía Ap

Juan Pablo Duch, corresponsal / La Jornada

Moscú. En ocasión del 80 aniversario de la victoria soviética sobre las tropas hitlerianas en la batalla de Stalingrado, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, afirmó este jueves que “la ideología del nazismo –ya en su expresión contemporánea– de nuevo crea amenazas directas a la seguridad de nuestro país, una y otra vez nos vemos obligados a rechazar la agresión del Occidente colectivo”.

El jefe del Kremlin, al pronunciar un breve discurso en el concierto de gala dedicado a la efeméride en la ciudad de Volgogrado, como ahora se llama Stalingrado, comentó por primera vez la anunciada entrega a Ucrania de tanques alemanes Leopard:

“Por increíble que parezca, de nuevo nos amenazan los tanques alemanes con sus cruces de barras (emblema del ejército germano), una vez más quieren enfrentarse a Rusia en suelo de Ucrania mediante los sucesores de Hitler, los seguidores de (Stepan) Bandera (líder ultranacionalista que colaboró con los nazis en la Segunda Guerra Mundial)”.

Agregó: “Aquellos que empujan a los países europeos, entre ellos a Alemania, a una nueva guerra con Rusia, y más aún declaran irresponsablemente que eso ya es un hecho, aquellos que pretenden frenar a Rusia en los campos de batalla, al parecer no entienden que una guerra actual con Rusia sería para ellos completamente distinta”.

Y advirtió: “No mandamos nuestros tanques a sus fronteras, pero tenemos con qué responder (las amenazas) y con el uso de carros de combate no acabará la cosa. Es algo que todos deben comprender”.

Para Putin, “quienes amenazan a Rusia no entienden una sencilla verdad: todo nuestro pueblo, todos nosotros nos criamos y con la leche de nuestras madres nos nutrimos con las tradiciones de nuestro pueblo, la generación de vencedores que, con su trabajo, sudor y sangre crearon nuestro país y nos lo dejaron en herencia”.

El mandatario ruso dijo que “pese a los esfuerzos de la propaganda oficial de las élites occidentales que nos son hostiles, tenemos muchos amigos, en todo el mundo, en el continente americano, en América del norte, en Europa”.

Al elogiar el heroísmo de los defensores de la ciudad a orillas del Volga que quedó reducida a ruinas, Putin destacó que Stalingrado se convirtió en “símbolo de la invencibilidad” del pueblo ruso.

“La voluntad de ir hasta el final por la Patria, por la verdad, de hacer hasta lo imposible estaba y está en la sangre, en el carácter de nuestro pueblo multinacional, y precisamente esa voluntad derrotó el nazismo”, subrayó.

El titular del Kremlin calificó de “deber moral” honrar la memoria de esta hazaña, de transmitirla a las generaciones venideras, así como se comprometió a “no permitir que nadie distorsione el significado de la batalla de Stalingrado en la victoria sobre el nazismo, en la liberación de todo el mundo de este monstruoso mal”.