Arturo Balderas Rodríguez/La Jornada Las expectativas causadas por el juicio a la cadena Fox y en última instancia a su sempiterno dueño, Rupert Murdoch, se desinflaron cuando la parte agraviada, la compañía Dominion, aceptó un acuerdo que evitó la celebración de un juicio cuyas consecuencias nadie podía predecir. La mañana del 18 de abril era con …