Ruiz-HealyTimes: Hola a las armas


Crisis de seguridad llevará a ciudadanía a contar con pistolas para defenderse.

Ineficiencia de titulares recientes de la PGR propicia impunidad en México.

Ausencia de diplomáticos de carrera; Claudia Ruiz Massieu, aprendiz del oficio.

Ola populista invade al planeta; Donal Trump, ejemplo vivo del tema.

Eduardo Ruiz-Healy

Durante los 34 años en que me he dedicado al oficio periodístico he defendido ideas que en su momento parecieron extremas; algunas ya no parecen serlo mientras que otras aún no son bien vistas por una mayoría de la gente.

Desde 1982 me he manifestado a favor de muchas cosas, entre ellas:

1.- La legalización y venta regulada de todas las drogas;

2.- Los derechos que gays, lesbianas, bisexuales y trans-géneros tienen a disfrutar los mismos derechos que la población heterosexual, incluyendo los matrimoniales y de adopción.

3.- El derecho de las mujeres a decidir abortar si así lo desean sin tener que pedirle permiso a nadie;

4.- La privatización de las empresas paraestatales, incluidas Petróleos      Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad.

5.- La división de los monopolios privados en diversas empresas de menor tamaño que compitan entre sí.

6.- La substitución del sistema presidencialista por el parlamentario.

7.- La reelección de gobernantes y legisladores.

8.- La segunda vuelta electoral para elegir gobiernos de mayoría absoluta.

9.- La venta regulada de armas para fines de defensa propia.

En lo que a la legalización de las drogas se refiere, ésta será una realidad, más temprano que tarde, cuando el gobierno mexicano acepte que no puede seguir participando en una guerra costosísima y absurda que en nada ha contribuido a evitar el consumo de las mismas.

Los derechos de quienes pertenecen a la comunidad GLBT cada día son más reconocidos a pesar de la oposición de los grupos más tradicionalista de nuestra sociedad.

En la Ciudad de México el abortó hasta las 12 semanas de embarazo quedó despenalizado en 2007. Sin embargo, está penalizado en 18 estados del país.

Desde 1982 a la fecha, la mayoría de las paraestatales han sido liquidadas o privatizadas y ahora, gracias a la Reforma Energética promulgada durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, tanto Pemex como la CFE pueden ahora asociarse con empresas privadas o darles a éstas áreas de actividad que antes les estaban vedadas.

En lo que los monopolios del sector privado atañen, casi todos ellos han dejado de serlo gracias a la entrada al mercado de nuevos jugadores. Falta todavía acabar con algunas empresas monopólicas, pero se ha avanzado mucho en el tema.

La reelección de legisladores y presidentes municipales ya es un hecho, aunque con limitaciones y candados que le siguen dando más poder a los partidos que a los ciudadanos.

El sistema parlamentario y la segunda vuelta electoral serán adoptados dentro de algunos años, cuando fracase totalmente el sistema presidencialista que dejó de funcionar en 2000, cuando el PRI fue lanzado por primera vez de Los Pinos.

La crisis de seguridad que vive el país obligará pronto a las autoridades a reconocer cabalmente el derecho que la Constitución nos da a proteger nuestras vidas, familias y patrimonios. Lo quieran o no nuestros gobernantes, cada día serán más los mexicanos que decidan armarse para defenderse contra el hampa y, ante esa realidad, será más conveniente que la venta de pistolas y escopetas se haga de manera regulada y controlada, prohibiéndose, claro está, que los ciudadanos puedan poseer rifles de asalto y armas aún más poderosas y letales.

México le dijo “adiós a las armas” en 1972, después de que el Congreso aprobara una enmienda constitucional promovida por el tirano Luis Echeverría.

La realidad hará que pronto el país le diga “hola a las armas” para que los ciudadanos de bien podamos repeler a los delincuentes que amenacen acabar con nuestras vidas, con las de nuestros familiares y amigos y que pretendan despojarnos de nuestros bienes.

ruiz-healy-jesus-murillo

ruiz-healy-arely-gomez

PROCURADORES INÚTILES

Ahora resulta que la exdirigente vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, es inocente de uno de los crímenes que se le imputan porque el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal de la Ciudad de México, integrado por los magistrados Horacio Hernández Orozco y Francisco Javier Sarabia Ascencio, la exoneró del delito de defraudación fiscal por 4 millones 384 mil pesos  en el ejercicio fiscal 2009.

El abogado de la defenestrada y encarcelada líder sindical, Marco Antonio del Toro Carazo, informó que “el juez séptimo de Distrito de Procesos Penales [Julio Sena Velázquez] dictó en favor de la maestra, y en acatamiento a la sentencia de amparo, auto de libertad, en donde se establece que las pruebas [presentadas por la Procuraduría General de la República, PGR] son ilícitas, que se ocultó la averiguación previa de manera indebida; tres, que se debió, previo a la querella, haber notificado a la contribuyente [Gordillo] para que dentro de las facultades de fiscalización pudiera hacer las declaraciones pertinentes, por tanto la querella es invalidada”.

Añadió Del Toro que “el Primer Tribunal Colegiado del Primer Circuito resolvió que ello constituyó una violación esencial del procedimiento de fiscalización, y por ende determinó que el juez que determinó el auto de formal prisión, debía dictar resolución donde considerará el no derecho a esa notificación, tanto a nivel prueba ilícita, como a nivel de la querella”.

En pocas palabras, la PGR y los responsables del caso violaron el debido proceso y los derechos humanos de la maestra Gordillo, quien en febrero de 2013 fue aprehendida y encarcelada por otro delito, el de malversación de fondos.

Aparentemente también los violó la entonces Jueza Séptima de Distrito de Procesos Penales Federales en el Distrito Federal, Rosa Montaño Martínez, quien el 7 octubre de 2015 consideró que había suficientes elementos que demostraban su culpabilidad en el delito de defraudación fiscal equiparada sin aparentemente haber molestado en asegurarse que las pruebas presentadas por la PGR fueran lícitas. Hoy la jueza Montaño despacha al frente del Juzgado Décimo Quinto de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México.

Son responsables de encabezar este nuevo fracaso de la PGR los que fueron titulares de la dependencia, Jesús Murillo Karam (2012-15) y Arely Gómez González (2015-16) y todos los subprocuradores y ministerios públicos que laboraron bajo sus órdenes.

Y no sólo en el gobierno federal se han dado procuradores inútiles; también en el gobierno de Nuevo León, ya que el lunes pasado se anunció que la ex presidenta municipal de Monterrey, Margarita Arellanes, y seis de sus colaboradores, obtuvieron un amparo del Jueza Cuarta de Distrito en Materia Penal de Nuevo León, Rosa María Cortés Torres, contra su vinculación a proceso por ejercicio indebido de funciones que busca fincarle la Subprocuraduría Especializada en Combate a la Corrupción de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Nuevo León que comanda otro aparente inútil, Roberto Flores Treviño.

De acuerdo a la jueza, el proceso deberá reponerse bajo los criterios que señala el Código Nacional de Procedimientos Penales y no los del código estatal.  O sea, que los subordinados de Flores Treviño se equivocaron rotundamente al armar el caso contra Arellanes y coacusados.

Así las cosas, que nadie se diga sorprendido cuando resulten ser inocentes todos los exgobernadores que sean acusados de malversación, fraude, robo, evasión fiscal y otros delitos.

ruiz-healy-claudia-ruiz-massieu

URGEN DIPLOMÁTICOS DE OFICIO

Se va configurando el futuro equipo de gobierno del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump. Es importante analizar quienes influirán sobre éste cuando de México se trate y tener bien claro si los diplomáticos mexicanos que trabajan en la Ciudad de México y en la de Washington, DC. tendrán la experiencia y conocimientos para proteger eficazmente los intereses de nuestro país.

Las relaciones entre México y Estados Unidos han estado muy lejos de ser excelentes durante las tres últimas administraciones federales.

Las personalidades de Vicente Fox y el entonces presidente George W. Bush no era compatibles y a éste le cayó muy mal cuando el guanajuatense decidió no apoyar a Estados Unidos cuando decidió invadir a Irak.

Felipe Calderón no solo le pidió al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que retirará a su embajador en nuestro país, Carlos Pascual, sino que hasta le levantó la voz a la entonces secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, durante una reunión que sostuvieron en la residencia oficial de Los Pinos.

El primer embajador que el presidente Enrique Peña Nieto envió a Washington fue Eduardo Medina Mora,

En lo que va de la gestión del presidente Enrique Peña Nieto ha habido tres embajadores y un encargado de negocios al frente de la representación diplomática de nuestro país en la capital estadounidense. De marzo a septiembre de 2015 no hubo embajador y de septiembre de 2015 a abril de 2016, la embajada estuvo en manos de un verdadero inexperto. Fueron 13 largos meses en que se descuidó el asunto hasta que, por fin, en abril de este año, un verdadero diplomático fue nombrado como el tercer embajador de nuestro país.

Para empeorar las cosas, tanto la actual titular de la Secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, como el subsecretario para América Latina de la misma Secretaría, Paulo Carreño King, son aprendices del oficio diplomático que difícilmente sabrán y podrán negociar ventajosamente con los individuos que desde ahora se mencionan como los futuros responsables de los asuntos internacionales de Estados Unidos.

ruiz-healy-elba-esther-gordillo

LA OLA POPULISTA 

La globalización ha incrementado intercambio de bienes y servicios entre los países, pero no ha sido capaz de elevar los niveles de vida de cientos de millones de personas. Es más, la eficiencia que necesariamente deben tener las empresas para poder competir exitosamente en el mercado global las obliga a adoptar sistemas de producción que cada vez utilizan menos mano de obra y más procesos automatizados y robotizados.

La globalización produce desempleo al sustituir con máquinas cada vez más inteligentes y eficientes a los seres humanos que hasta ahora hace pocos años eran un factor esencial para la producción de productos y servicios.

Y ese descontento e ira que cada día sienten más personas mal pagadas o desempleadas hacia el sistema económico vigente es lo que está dándole cada vez más fuerza a los líderes populistas que están surgiendo alrededor del mundo, siendo Donald Trump el más reciente y poderoso de todos ellos.

Los populistas se presentan como auténticos representantes del pueblo, aunque sean magnates como Donald Trump, que supo posicionarse como un hombre que entiende a la clase trabajadora. Prometen remediar grandes problemas aplicando soluciones simples y atractivas, a sabiendas de que no resolverán nada. Saben explotar a su favor los miedos y aspiraciones de la mayoría, que generalmente es la menos educada y por ello la más golpeada por la globalización. Ofrecen quitarle a los ricos para darle a los pobres o, como lo hace Trump, darle más a los ricos para que estos, a través de sus inversiones y consumos, generen nuevos empleos (la fracasada doctrina económica denominada trickle down economics.

Trump es la parte más visible de una ola populista que está cobrando fuerza en los países más desarrollados, en lugares en donde el populismo aparentemente había dejado de ser una opción atractiva desde hace tiempo.

En Europa del Este ya hay gobiernos populistas de derecha en Croacia, Hungría, Polonia y Eslovenia (la tierra de Melania Trump, ¿coincidencia?).

En la Europa Occidental, las cosas pintan bien para los populistas de derecha. Una versión Región 2 de Trump podría convertirse pronto en presidente de Austria y el premier jefe de estado europeo de extrema derecha desde el fin de la segunda Guerra Mundial. En las elecciones del año entrante en Francia, Alemania y Holanda los partidos de derecha van a obtener más poder que nunca y obligar a los gobiernos centristas o de izquierda a adoptar posiciones más populistas para poder competir contra ellos por el voto de los electores enojados, frustrados o temerosos.

En todos estos casos, los líderes son populistas al estilo de Donald Trump.

El terreno es fértil para quienes ofrecen soluciones sencillas para problemas complejos y explotan los temores y anhelos frustrados de la población. En 2018 podría ser el momento de los populistas de izquierda o de derecha y, también, el de un mexicano paleopriista.

Sitio web: ruizhealytimes.com

Twitter: @ruizhealy

ruiz-healy-donald-trump