Ruiz-Healy Times. INEGI: Nos sentimos cada vez más inseguros


Clamor de mexicanos

Preocupantes cifras sobre el rubro emite la dependencia    (balazo)

Renegociar el TLCAN, dura tarea para responsables mexicanos del tema.

El socavón saca a flote infinidad de irregularidades e irresponsabilidades.

Eduardo Ruiz Healy

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) difundió ayer los resultados de su XVI Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), realizada el mes pasado.

De acuerdo al INEGI, “Durante junio de 2017, 74.9% de la población de 18 años y más consideró que vivir en su ciudad es inseguro”. El incremento trimestral de marzo a junio es significativo: de 72.9% a 74.9% entre la población en general; de 77.5% a 80.2% entre mujeres; de 67.5% a 68.9% entre hombres.

Los principales resultados de la ENSU vuelven a corroborar que los gobiernos federal y los de muchos estados siguen fallando en sus acciones para combatir a la delincuencia y que la percepción de inseguridad que tenemos los habitantes del país se basa en hechos reales.

Lo que llama la atención es cómo en las ciudades que se consideran seguras ha aumentado el porcentaje de personas que se sienten inseguras, ya que en esta decimosexta encuesta se proporcionan por primera vez los resultados de 54 ciudades del país, además de la Ciudad de México. Así, en Tuxtla Gutiérrez se siente insegura el 80.3% de la población, porcentaje que distan mucho de lo que indican las estadísticas delincuenciales. En la otrora tranquila Cancún, 79.3% de quienes ahí viven se sienten inseguros, percepción corroborada por el

creciente número de delitos registrados.

Sorprende que, de las ciudades fronterizas, la segunda en donde mayor precepción de inseguridad sea Mexicali (83.3%), superada sólo por Reynosa (89.6) y arriba de Laredo (72.8%), Tijuana (72.9%), Ciudad Juárez (70.4%), Nogales (54.5%) y Piedras Negras (35.3%).

En el Bajío, que es la zona de mayor crecimiento económico del país, son varias las ciudades en donde la mayoría de la gente no se siente insegura: los porcentajes registrados en León (78.3%) y San Luis Potosí (78.1%) superan el 74.9% nacional. Esto debe servir de

advertencia para que los gobernadores de Guanajuato y San Luis Potosí, el panista Miguel Márquez y el priista Juan Manuel Carreras, tomen en serio estos datos. El primero ya va de salida, pero Carreras, que apenas está por cumplir su segundo año en el cargo, debe corregir la situación o verá irse a muchas de las empresas que se han instalado en su estado, lo cual generará desempleo y mayor inseguridad.

Las 15 ciudades que registran los más altos porcentajes en la ENSU son Villahermosa (96.6%), Ecatepec (94.6%), Chilpancingo (94.1%), Reynosa (89.6%), Ciudad de México (86.6%), Coatzacoalcos (89.5%), Fresnillo (88.1%), Zacatecas (86.8%), Tapachula (86.3%), Uruapan (87.6%), Ixtapa (84.8%), Veracruz (84.2%), Mexicali (83.3), Acapulco (83.2%),

Estas 15 ciudades son gobernadas por priistas, panistas o perredistas, lo cual muestra que ninguno partido se distingue por prevenir el delito.

El grito por todos lados
El grito por todos lados

RENEGOCIAR EL TLCAN; PARA EEUU, AMÉRICA FIRST

La Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos dio a conocer antier su Sumario de Objetivos para la Renegociación del TLCAN (Summary of Objectives for the NAFTA Renegotiation).

El documento de 17 páginas solamente anota lo que el gobierno de Donald Trump busca obtener de un TLCAN renegociado, sin entrar en mayor detalle.

En la Introducción se anota que “El nuevo TLCAN debe seguir rompiendo las barreras a las exportaciones estadounidenses. Esto incluye la eliminación de los subsidios injustos, las prácticas de las empresas estatales que distorsionan el mercado y las restricciones onerosas a la propiedad intelectual. El nuevo TLCAN será un acuerdo más justo que eliminará los persistentes desequilibrios comerciales de Estados Unidos en Norteamérica. Garantizará que Estados Unidos obtenga un acceso a un mercado más abierto, equitativo, seguro y recíproco y que nuestro acuerdo comercial con nuestros dos principales mercados de

exportación se aplique y obedezca efectivamente”.

En el documento no se anotan ni una sola vez los nombres de México y Canadá, los dos países que junto con Estados Unidos suscriben el TLCAN, y solamente una vez aparecen las palabras Mexican y Canadian.

Rescate de auto tras dos personas muertas
Rescate de auto tras dos personas muertas

AutoSocavon

Las que si abundan son las alusiones a Estados Unidos, ya que America o United States aparece 13 veces, mientras que American, refiriéndose a lo estadounidense o a los estadounidenses, se anota 12. Para Trump, la renegociación tiene como objetivo primordial beneficiar a Estados Unidos antes que a nuestro país o Canadá. America First, a final de

cuentas.

Estados Unidos busca restringir el monto de los insumos importados a Norteamérica que se usan para elaborar bienes terminados que se benefician con las reglas de origen y eliminar el mecanismo para dirimir controversias relacionadas con las cuotas antidumping ycompensatorias.

Algunos de los objetivos parecen haber sido copiados del Acuerdo Transpacífico al que Trump se opuso, especialmente en lo que tiene que ver con las medidas para regular el trato a los trabajadores, el medio ambiente y las empresas estatales.

Luis Videgaray
Luis Videgaray

Estados Unidos pretende que se establezcan reglas que rijan el comercio de servicios, las telecomunicaciones, la asesoría financiera, y los bienes digitales como la música y los libros electrónicos.

Refiriéndose al sector energético, el documento sólo señala como objetivo “Preservar y fortalecer las inversiones, el acceso a los mercados y las disciplinas de las empresas estatales que beneficien a la producción y transmisión de energía y respalden la seguridad e

independencia energéticas de América del Norte, al tiempo que promueven reformas continuas de apertura del mercado de la energía”.

Ya quedó claro qué busca Estados Unidos. Ahora habrá que ver la manera en que México renegociará para proteger los intereses de nuestro país.

¡Qué gran responsabilidad tienen en sus manos los secretarios de Economía y Relaciones Exteriores, Ildefonso Guajardo y Luis Videgaray, respectivamente!

Gerardo Ruiz Esparza
Gerardo Ruiz Esparza

EL SOCAVÓN, EL SOCAVÓN

Es completamente explicable y justificada la indignación pública que  generó la muerte de dos hombres cuando, en la mañana del jueves pasado, el automóvil en que viajaban cayó en un inmenso agujero o socavón de casi 16 metros de profundidad que se creó al hundirse un

tramo del recientemente inaugurado Paso Express, en el kilómetro 93 de la autopista México-Cuernavaca.

Lo ocurrido en Chipitlán, el suburbio de Cuernavaca donde ocurrió el accidente, fue una noticia que desvió a atención pública de varios hechos positivos dados a conocer durante las últimas semanas, entre ellas el número récord de empleos creados en lo que va del gobierno de Peña, la reciente localización de campos petroleros en el Golfo de México que podrían contener hasta tres billones de barriles de crudo,

Para empezar, las primeras declaraciones en torno al asunto que hizo el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, aparentemente pretendía eximir de responsabilidad alguna por lo sucedido a la dependencia a su cargo y a las empresas que construyeron el Paso Express. Para el funcionario, el socavón fue resultado de las fuertes lluvias que recientemente cayeron en la zona y no la mala calidad de la obra realizada por la española Aldesa y la mexicana Epccor.

Desafortunadamente para Ruiz Esparza, antes de que concluyera el jueves se difundió la revisión de la obra que realizó la Auditoria Superior de la Federación, donde se anotan las múltiples anomalías ocurrieron durante la construcción del Paso Express. Y se cuestiona que la obra originalmente presupuestada en 1,045 millones de pesos (IVA incluido) terminara costando 2,213 millones de pesos, más del doble.

Ildefonso Guajardo
Ildefonso Guajardo

También, desde fines de junio hubo diversas advertencias que aseguraban que la obra inaugurada el 5 de abril pasado presentaba múltiples deficiencias, entre ellas algunas que podían poner en riesgo la vida de quienes la utilizaran y de los vecinos del lugar.

Lamentablemente, para quienes murieron y sus familias, éstas fueron ignoradas.

Además de las simplistas explicaciones originalmente dadas por Ruiz Esparza, el caso del Paso Express ha irritado a la opinión pública porque todo parece indicar que la obra fue indebidamente otorgada a las constructoras, mal supervisada por la SCT y pagada sin mayor cuestionamiento. Y todo, para que unos corruptos se hicieran más ricos.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Web: ruizhealytimes.com