¿Quién salvará a Oaxaca?


¿Cuáles las verdaderas razones? Todos consideran tener la razón.

Gobiernos estatales botan pelota del problema al gobierno federal.

José Antonio Chávez

El enojo de los empresarios  contra los maestros de la CNTE no es por berrinche de los hombres del dinero, no,  es  porque hay argumentos válidos que les dan la razón.

Hoy las afectaciones acumulan una cifra superior a los siete mil 500 millones de dólares por los bloqueos y plantones permanentes en Oaxaca, Chiapas, Michoacán, Guerrero y la Ciudad de México.

Naturalmente que son cifras económicas que afectan todo proyecto y toda fuente de empleos, sobre todo a los pequeños comerciantes que mantienen empleos de tres cuatro o cinco plazas y que hoy se ven drásticamente afectados y en la antesala de bajar las cortinas.

Por ejemplo en Oaxaca, los maestros mantienen tomado el Zócalo y el cierre de las principales carreteras del estado. No les importa que sus  propios vecinos, familiares o las mismas familias oaxaqueñas, corran el riesgo de perder sus empleos  y sus pequeños negocios.

 

AFECTADOS ARTESANOS Y PRESTADORES DE SERVICIOS

Cuánto les afectó la imagen negativa que generaron los maestros con sus bloqueos, pues  por ejemplo estar dale y dale de boicotear la feria de la Guelaguetza que es el evento más importante y significativo para los oaxaqueños.

Una esperanza de ventas para los artesanos que esperan con ansiedad estas fechas por los turistas nacionales y extranjeros que todos los años arriban de diferentes países.

Si bien se logró celebrar la Guelaguetza, también es cierto que no hubo la esperada derramada anual de ventas porque simplemente no llegaron los turistas como se esperaba y los que lograron estar sencillamente no pudieron bajar hacer sus compras ante el temor de las barricadas de maestros que cerraron todos los caminos.

Esta es una razón que impulsó a los presidentes de la COPARMEX, Gustavo del Hoyo, y del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón así como la CONCANACO de exigirle a los maestros con un ¡ya basta!

Que México y los mexicanos no pueden ser rehén de una minoría de inconformes, que si bien sus demandas son respetables, lo que no es respetable o se pueda tolerar es precisamente que afecten el empleo y los comercios, las empresas y no permitan el libre tránsito que afecta el desplazamiento de productos, la mayoría de primera necesidad.

 JA CHAVEZ INTEGRANTES DE LA CNTE

GOBERNADORES ENDOSAN EL PROBLEMA A LA FEDERACIÓN

La demanda se inclinó contra el propio gobierno federal para que aplique la ley, pero más contra los gobernadores de esos estados que se han visto

Sumamente tibios para manejar el problema (bloqueos y plantones) que hoy tienen irritados a los mexicanos.

Por ejemplo, en Oaxaca el gobernador Gabino Cué  anunció con bombo y platillos que se realizaría sin problemas la Guelaguetza, pero no logró  que los visitantes disfrutaran del escenario de Oaxaca, es decir recorrer sus calles, sus lugares tradicionales y realizar sus compras y todo porque simplemente no existieron las garantías.

Oaxaca es la entidad que sigue sumida en la pobreza, en la más baja calificación de aprovechamiento educativo y con una gran deuda de las autoridades en la atención a sus peticiones; sufren marcadas carencias y sufren una marginación global  y todo por el abandono de  sus autoridades.

Los oaxaqueños son gente de una sola palabra, entregados al trabajo, a las tareas por difícil que sean, a empujar en equipo para salir adelante por eso no merecen estar en la marginación por culpa de los menos, los oaxaqueños tienen que ser atendidos para alcanzar los niveles del resto del país.

Se requiere aportarles las mismas oportunidades que gozan otros estados, principalmente del norte y si no llegan esos recursos a Oaxaca es porque no hay oficio de su gobernador Cué Monteagudo o de plano no hay interés de pelear los dineros para un mejor presupuesto.

La pregunta  entonces es: ¿hasta cuándo se dignarán las autoridades en atender esa problemática? ¿Hasta cuándo voltearan para proveer de herramientas y oportunidades a las familias oaxaqueñas?

Porque al paso que vamos,  parece que el juego es llegar al gobierno, enriquecerse y abandonar el estado, total su problema, el económico ya fue resuelto.

Los oaxaqueños entonces ¿a quién le importan?

Por eso se entiende la irritación y mayúscula preocupación de los empresarios y con justa razón pegan el grito en el cielo contra esos maestros de la CNTE con el ¡ya basta! A ver si ya los escuchan.

Jachavez77@yahoo.com