Política Inconfesable: …Y las redes hablaron


Rodrigo Villar

La cuatro fotografías publicadas por este semanario, donde aparece el gobernador del estado, Gabino Cue Monteagudo acompañado de dos mujeres y un hombre, encaramados en una camioneta y los asientos traseros de un helicóptero, dan fe plena de la ignorancia y mala fe con la que actúan los políticos profesionales, que hacen añicos la naturaleza, la ética y la moral del servidor público.

Hasta hoy, ya nos faltan dedos para contar los escándalos en los que se ha visto involucrado el gobernador.

Este señor, cuando llegó al poder estuvo acompañado del respaldo que le dio el pueblo de Oaxaca. Su gente estaba cansada de tanta corrupción, transa e impunidad en la que había pervivido la ominosa administración de Ulises Ruiz Ortiz.

Este innombrable personaje, ha tenido un inmejorable heredero en el gobierno de nuestro estado. Gabino Cue, quien se hizo hábilmente del respaldo de Andrés Manuel López Obrador –quien ante lo había hecho, también, senador de la República-, y del PAN para vencer las trapacerías de Ulises Ruiz y su pandilla de funcionarios y amigos, ahora ya superó la estatura moral e histórica del chacal de Chalcatongo.

En el pasado número del Correo del Oaxaca, se replicaron cuatro fotografías que se pueden observar en internet, donde se descubre a Gabino Cue, muy bien acompañado de dos mujeres y un ayudante. Y las imágenes se encuentran protegidas con la cortinilla de politicamx, razón social que las subió a la red.

Ya no nos resulta extraño ver al gobernante protagonizando cada papelón, que usted ni vea.

Casos de corrupción, amigos y amigas de dudosa honorabilidad, y ahora imágenes insultantes a la inteligencia de todos nosotros.

En primer lugar, en qué país, planeta o galaxia –menciono esto con son de chunga-, un político con dos dedos de frente se deja fotografiar con señoras y hasta posando.

Al gobernador se le ve contento, sonríe al momento de la impresión de las gráficas. Sinceramente, señora o señor lector, Gabino Cue da muestras de una ingenuidad que da vergüenza, pena y a la vez coraje, porque ¡qué demonios tiene que estar haciendo un gobernante de un estado tan pobre como el nuestro, en esos sofocones de primavera.

inconfesable   PAZ Y PROGRESO, las promesas

Tendría que estar metido en buscar soluciones que abatan los graves niveles de pobreza, inseguridad y la rampante corrupción, de la que se rumora que él también participa.

Pero retornemos a la torpeza de dejarse fotografiar en un evento como en el que aparece. Cualquier persona digna, ética y responsable pone límites a excesos como en el que cayó. Un hombre o político honorable no solo impide que se le tomen fotografías comprometedoras. Y así lo son porque, pues él es un hombre público que se debe a sus labores y deberes. No es cualquier hijo de vecino.

Nos representa a los oaxaqueños, pero como no nos sentimos cercanos a él, nos averguenza la mediocridad, y la incapacidad de frenar ese tipo de situaciones que si no se da cuenta, son un riesgo inminente, entonces podremos concluir que anda un poco extraviado.

Pero deje usted que se le haya pillado a Gabino Cue en las dos fotografías. Bueno, en algún momento hasta se le podría disculpar

A las damas se les observa como tiernamente son cobijadas por los billetes color verde. Una, ofrece una risa de satisfacción que no la cree. Y la otra, nos regala una mueca de provocación que, pues dobla a los políticos avezados de Oaxaca.

Y así fue. Se podrá decir cualquier cosa.

El gobernador tratará de justificar que se trataron de fotografías como las que se toma con cientos de personas a diario. Que no conoce a las dos mujeres –puede ser-, y que todo es producto de una maquinación en su contra.

No somos niños, estamos grandecitos, y no, ya no aceptamos una salida así.

Dos mujeres, un hombre famoso en una camioneta y un helicóptero. Y miles de pesos…

inconfesable  andres manuel y gabino.