Política Inconfesable: Tema de seguridad nacional…


Obras de construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México
  • Polémica construcción de Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.
  • De continuar la obra ya iniciada debe atenderse el aspecto social.

Rodrigo Villar.

Las obras deben trascender a los hombres. Y en este caso, la insistencia en abordar un tema que nos acerca a todos en la medida en que dependemos de él. La construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, creo, no debe ser ajeno a nadie pues no sólo se mueven personas, sino se moverá en el parte sustantiva de la economía nacional.

La construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México y lo que se proyecte para los terrenos que ocupa actualmente el Aeropuerto Internacional Benito Juárez representan la última oportunidad para planificar responsablemente el desarrollo urbano de la Ciudad de México y su Megalópolis en lo que resta del siglo XXI, por lo que no debieran pensarse aisladamente, ni en el corto plazo: son proyectos gemelos y representan la oportunidad de reconciliar y equilibrar el desarrollo sostenible de la CDMX con Zona Oriente del Valle de México.

Javier Jiménez Espriu

Un libro blanco que le entregó el presidente de la Comisión Legislativa encargada de revisar los contratos del nuevo aeropuerto, Rafael Hernández Soriano al futuro secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriu, refiere que  así, el proyecto arquitectónico no debe determinar el Plan Maestro de la obra, ni la obra el desarrollo urbano de la región. Es necesaria la revisión de los estudios que dan sentido al Plan de Desarrollo Urbano de la Megalópolis, y también ajustar el tamaño, crecimiento modular progresivo y capacidades del Plan Maestro de la obra con una visión nacional considerando el sistema nacional aeroportuario, las proyecciones futuras de crecimiento económico nacional y regional, y con ello la demanda futura de servicios de carga y transporte de pasajeros en forma realista y no aspiracional. Ello abonará en economía, eficiencia y funcionalidad.

CONSIDERANDO EL  ASPECTO SOCIAL

Ese texto documenta que se debe garantizar la inclusión social de la población de la Megalópolis y primordialmente de la población aledaña al desarrollo, pasando de las opiniones declarativas a medidas que se materialicen en garantías de empleo, educación relativa a servicios relacionados al uso aeroportuario, solución de todo tipo de afectaciones, entre otras medidas necesarias que garanticen se cumpla con los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

Sin limitantes, hay más de dos opciones para la ubicación del Aeropuerto, sin embargo, aunque en la Comisión Especial trascendimos esa discusión por el avance de la obra en Texcoco y porque la mayoría legislativa respaldó la elección del actual gobierno, considero que es necesario pasar de la polémica generada por la consulta popular que se propone realizar en octubre, a darle el auténtico valor a los estudios, opiniones y criterios de especialistas y organismos mexicanos y extranjeros. Si de ello, en las opciones persiste igual valor en los principios enunciados, a saber seguridad, economía, eficiencia, funcionalidad, integración social, se debe informar objetiva y transparentemente a la población ya sea de la necesidad de la consulta, o de lo contrario, como un acto de gobierno, se tome la decisión más viable para todos.

Como conclusión de las opiniones de inviabilidad técnica sobre la opción de convivencia del Aeropuerto Internacional Benito Juárez y el desarrollo de un aeropuerto civil en Santa Lucía, sería más útil al país no realizar la consulta popular y hacer los compromisos de promover toda una estrategia del servicio de transporte aéreo, el reordenamiento de polos económicos de desarrollo y buscar la mejor opción para el  Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México que ya está saturado y representa un peligro para la seguridad de usuarios del transporte aéreo y de los habitantes de la Ciudad.

Rafael Hernández Soriano

FALTA VALIDEZ DE ARGUMENTOS

Y es que argumentar el alto costo económico como único factor para cancelar la obra del nuevo aeropuerto en Texcoco y habilitar a la base militar de Santa Lucía para que opere de manera paralela al actual aeropuerto internacional, es una postura reduccionista que, por el bien de México, tiene que abrirse a otros elementos sin omitir que si ha habido mal uso de recursos públicos en la obra en proceso, o se han causado daños ecológicos, a sitios arqueológicos, al patrimonio de los pueblos originarios y pobladores, estos tienen que ser resarcidos y sancionados los responsables.

De tal forma, los planes y estudios de desarrollos complementarios a la obra, como los de conectividad terrestre, hidraúlicos, inmobiliarios, entre otros, deben de transparentarse y respetar los derechos humanos de los pobladores sean usuarios o no del aeropuerto.

Y por tratarse de infraestructura crítica para la Nación, el gobierno federal debe garantizar la seguridad en el aeropuerto, además de transparentar los fideicomisos privados y el público de financiamiento; así como considerar los compromisos, garantías y riesgos contractuales contraídos con la banca internacional, para tomar una decisión respecto a la viabilidad financiera y rentabilidad económica del aeropuerto, y con ello sustentar técnicamente decisiones que se tomen respecto a los mecanismos de financiamiento y probable privatización o concesión de la obra y funcionamiento del aeropuerto.