Política inconfesable: Se les descuadra…


Recientes acontecimientos en EU desbalancean a grupo de mexicanos.

Políticos y empresarios miran con estupor cambios en la Unión Americana.

Rodrigo Villar

Esta semana nos ocuparemos de un ominoso suceso:

La monstruosa dependencia que generaron los políticos mexicanos, durante los últimos 45 años, de la economía, del modo de vida y de la forma de ver ésta del país más poderoso del mundo hasta hace algunos años, es decir Estados Unidos, algún día habría de colapasar.

Y en estos tiempos aciagos ha llegado el momento. El colapso viene acompañado del no saber para dónde hacerse de un sector gubernamental, que aún pretende que es salvable el conflicto desatado por la decadencia de la sociedad gringa, manifiesta con la elección de un presidente descrito con todo tipo de calificativos, pero que uno de ellos se ajusta de forma univoca: desquiciado.

Así es. Hay personajes dentro del engranaje gubernamental mexicano que no entienden la magnitud de la acción conservadora y proteccionista de Estados Unidos, y como se les descuadró su visión de mundo, primero con las advertencias y después con los hechos que afectan a millones de mexicanos que viven miles de indocumentados en aquel país, pues hablan de que es posible reencauzar la histórica relación “de amistad”, que se “fortaleció” con el Tratado de Libre Comercio.

Eso es el trasnoche, con juerga incluida, y sus efectos de cruda que no pueden aliviar. A quién, en las actuales circunstancias, que se agudizan cada día con los política del tuit que le fascina al desquiciado de Trump, se le ocurre y más aún, lo declara, que Estados Unidos está blofeando y bravuconeando, para seguir sometiéndonos –esto lo digo yo- a sus designios.

Nada de eso.

La realidad nos alcanzó. Los gringos con su crisis neurótica porque el mundo ya es tripolar –dominado por ellos, China, y la resurgida Rusia-, es decir ya no son los amos del mundo, sino que deben compartirlo con naciones indeseables en muchos momentos de la historia.

La desconfianza que se fue gestando desde hace más de una década en el seno de su sociedad, integrada por un el multi-culturalismo, que hace nudo en un sector de raigambre ultraconservadora. La economía que ha venido debilitándose porque los mercados se dispersaron por el resto del mundo, y su acción inversora se derrumbó al interior del territorio estadunidense.

El racismo, que a pesar del tiempo, y de los millones de mártires que ahí perecieron por esa causa, no ha modificado su nefasto patrón discriminatorio. Y ahí el odio o rencor con que se ha visto crecer a la comunidad latina, que en tan sólo diez años más será la segunda minoría más influyente.

inconfesable los empresarios mexicanos mas influyenes dell

Todos esos son factores, aunados los que en México echaron raíces, como la identificación cultural de un sector poderoso en materia económica y política con la cultura y forma de vida de los gringos, y por derivación, la brutal dependencia que cómo política impero entre las clases gobernantes, que han contribuido a un terror con tufo de catástrofe al vernos abandonados por la mano de dios y por tanto de Estados Unidos.

Así de dramática resulta la crisis para los dependientes mexicanos que no pueden verse recomponiendo las relaciones del país con otros polos del mundo. Es inexplicable, pero también tiene su grado de integralidad.

Y por qué digo eso, pues hay un sector dominante, compuesto por políticos y empresarios que han sustentado sus vidas en la relación con lo que representa Estados Unidos y la vida estadunidense con todas las comodidades que ella implica, claro cuando se accede a ella con los suficientes recursos económicos.

Créame estimado lector, que ni usted ni yo podríamos tener esa oportunidad ni al ir a bailar a Chalma. Pero en el sector pudiente la descompuesta relación entre nuestro país y Estados Unidos si afecta y ese es el tema al que hay que sacarle porque ellos tienen en sus manos el instrumental político que habrá de resolver el conflicto, que dicho sea de paso, apenas comienza,

Sí que resulta indispensable observar cómo se comportarán nuestros políticos y empresarios ante tal entuerto, pues hay que reconocerlo están con que la vida se les descuadro, pero nosotros no tenemos la oportunidad de nada, más que de observar, y cuando mucho exigir que se comporten a la altura, y ya dejen de ser agachones.

inconfesable donald