Murió Eduardo Galeano, la “voz de los nadies”


Acatando la voluntad del escritor sus restos fueron cremados

“Las venas abiertas de América Latina” una de sus obras mas leídas.

 El sexo femenino fue uno de los últimos temas en los que trabajó el escritor y periodista uruguayo Eduardo Galeano, quien falleció el pasado lunes 13 en Montevideo, Uruguay.

Galeano, bien conocido por ser el autor de la monumental obra “Las Venas Abiertas de América Latina”. Sin duda alguna, un “intelectual” (no le gustaba que lo llamaran así) que ha servido y continuará sirviendo como referente para quienes plantean un mundo libre del perverso capitalismo, solidario, armónico, verdaderamente humano. Entre otras cosas, Galeano supo expresar de forma clara, amena y sencilla, los estragos del capitalismo corporativo a numerosos países y pueblos enteros, explicando cómo la riqueza de una minoría ha sido posible gracias a la pobreza de las masas, desarraigadas, vilipendiadas, sometidas y cada vez más empobrecidas. En buena medida, Galeano era voz de “los nadies”, como llamaba a los más necesitados.

En cuanto a la obra “Las Venas Abiertas de América Latina”, publicada por vez primera en 1971, destáquese que ha sido traducida a más de 20 idiomas, y leída por millones en América y allende sus fronteras. Texto odiado por la burguesía, debido a que allí se analiza cómo América Latina ha sido desangrada desde el periodo colonial por los intereses de minorías codiciosas y egoístas. Allí Galeano aborda, entre otros aspectos, la extracción abundante de oro y plata a costa del brutal sometimiento laboral de los indígenas, factor que contribuyó notablemente a la consolidación del capitalismo europeo, y por tanto al sostenimiento de potencias como España, Inglaterra y Francia. De manera acertada, el escritor uruguayo señala que la riqueza de Europa se forjó a costa de la pobreza y miseria de millones de indígenas y ‘negros’ en el “Nuevo Mundo”, auténticos generadores de dicha riqueza.

 

UNA SEVERA AUTOCRÍTICA

Por cierto que el año pasado (2014), en el marco de la Segunda Bienal del Libro en Brasilia, Galeano dejó a más de uno boquiabierto cuando aseguró que no volvería a leer su obra más conocida, por no tener la suficiente preparación política y económica al momento de escribirla, y porque “esta prosa de la izquierda tradicional es pesadísima (…)” http://www.laondadigital.uy/archivos/1049. Desafortunada y decepcionante confesión, pues “Las Venas Abiertas de América Latina”, más allá de algunas cifras inexactas, de algunas imprecisiones, y de cierta “falta de madurez” del uruguayo durante su escritura, es un libro bien documentado y bien escrito, que explica de forma clara una verdad indiscutible en la historia latinoamericana: la continua intervención imperial y la presencia de gobernantes lacayos de Estados Unidos y otras potencias, aplicando a diestra y siniestra nefastas políticas internas.

Quizá la vinculación reciente de Galeano con líderes políticos que de izquierdistas sólo tienen el discurso, le hizo creer que su célebre texto es demasiado radical, elaborado con más pasión que razón. Quizá jamás se sepa el motivo verdadero del escritor para realizar los infelices comentarios señalados en el párrafo precedente. En todo caso, nada le resta valor a “Las Venas Abiertas de América Latina”, obra de tal importancia y trascendencia, que en nuestros días refleja muy bien el desangre latinoamericano a manos de intereses transnacionales, y de gobiernos y élites totalmente arrastrados a estos intereses. Mientras exista el capitalismo, será un texto vigente y utilizado como referente para la lucha contra ese maldito sistema económico.

GALEANO, UNA MULTITUD LO DESPIDIO

EL TEXTO SOBRE LAS MUJERES….

Mujeres, es una antología de textos sobre el sexo femenino que Galeano venía trabajando, y que estaba programada para salir a la venta esta semana en España.

La mujer «es uno de los elementos que se repite de manera constante» en la obra de Galeano, explicó este martes Jesús Espino, editor español del escritor, y añadió que la idea era «recuperar los fragmentos más significativos para generar un libro que tuviese coherencia y que pudiese ser leído con ojos distintos».

Galeano seleccionó los textos sobre mujeres de algunas de sus obras publicadas, ordenados de una manera concreta para que pudiesen ser leídos de un modo distinto, y no dispersos como en Hijos de los días, en Espejos, en Memoria del fuego, señaló Espino.

 

ACATAN SU VOLUNTAD; CREMAN SUS RESTOS

Los restos del escritor uruguayo, Eduardo Galeano, fueron cremados en una ceremonia privada a la que asistieron aproximadamente 15 personas.

Después del velatorio que se llevó a cabo en el Palacio Legislativo, al que asistieron el presidente de Tabaré Vázquez y el expresidente José Mujica, los restos del autor de «Las venas abiertas de América Latina» fueron trasladados a un crematorio privado.

De esta forma se cumplió la última voluntad del escritor, quien falleció el pasado lunes a los 74 años de edad víctima de cáncer de pulmón.

EDUARDO GALEANO

Algunas de sus frases

 Arránqueme, Señora, las ropas y las dudas. Desnúdeme, desdúdem

Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.

Yo me duermo a la orilla de una mujer: yo me duermo a la orilla de un abismo.

El código moral del fin del milenio no condena la injusticia, sino el fracaso.

La historia de América Latina es la historia del despojo de los recursos naturales.

Hay un único lugar donde ayer y hoy se encuentran y se reconocen y se abrazan. Ese lugar es mañana.

Mirá pibe. Si Beethoven hubiera nacido en Tacuarembó, hubiera llegado a ser director de la banda del pueblo.

La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo.

Yo creo que fuimos nacidos hijos de los días, porque cada día tiene una historia y nosotros somos las historias que vivimos…

La palabra política se ha manoseado tanto que significa todo y no significa nada. Entonces desconfío mucho de la etiqueta política.

Me desprendo del abrazo, salgo a la calle. En el cielo, ya clareando, se dibuja, finita, la luna. La luna tiene dos noches de edad. Yo, una.

No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer atravesada en la garganta.

g