Manual para cavar una tumba política


Alejandro Moguel

1.-  Siempre he leído con fascinación grandes historias de hombres que construyeron grandes imperios. Los estadistas de las primeras civilizaciones, que consolidaron modernas sociedades. Todos estos hombres, como Napoleón o Marco Aurelio, han sido poco a poco olvidados por los actuales gobernantes, que sustentan su mandato en las encuestas, con ofertas cortoplacistas y sin una visión de estado, de trascendencia y de permanencia. Si bien esos imperios fenecieron, su obra se puede admirar hasta nuestros días. Nos maravillamos con el Coliseo romano, los arcos del triunfo, las pirámides de Egipto y los templos griegos, entre una gran, gran cantidad de monumentos que hablan hasta nuestros días de su grandeza.

2.-  En Oaxaca, en los últimos años, han autorizado presupuestos históricos. De 48 mil millones de pesos con los que inició la administración de Gabino Cué, ahora se habla de una cantidad que se duplica.

Histórica. 80 mil millones de pesos y continuamos como un estado de pobres y funcionarios ricos. Lo histórico, además del centro maltrecho por tantas protestas, es que a pesar de tener una cantidad exhorbitante de recursos públicos en Oaxaca no haya obras relevantes ni transparencia en el manejo de recursos.

Lo histórico, si cabe algún dato de esta administración, es cómo desecha servidores públicos, cómo cubre las tropelías de su antecesor y si bien le va, será recordado como la administración que históricamente falló a los oaxaqueños.

MOGUEL ALFREDO AHUJA

3.- Gabino Cué, gobernador aliancista de Oaxaca, está cavando la tumba política de varios personajes. Tumbas que por supuesto no pasarán a la historia como en el panteón de Roma. Si algún legado dejará Gabino, será la forma de macerar -en la primera acepción del término- carreras políticas. Diódoro Carrasco Altamirano tuvo un descalabro por confiar en Cué.

La vergüenza de ser gobernador y después perder ante un aventurero de la política proveniente de Michoacán se lo debe a Gabino. Junto con la carrera política de Diódoro, se fueron otras más.

Teresita Ahuja Pérez y su hermano Alfredo, dos prominentes panistas quedaron hechos polvo; uno por falsificar su título y la otra porque los perredistas decidieron que no la iban a tolerar en la administración pública.

María de los Ángeles Abad, quien ahora es burócrata de quinta, empleada de Alberto Vargas, también debe agradecerle al gobernador su estrepitosa caída pues ya ni siquiera su espacio en la radio conserva.

Sí, si ya lo notó, la mayoría de estos personajes son del PAN, orgánica o circunstancialmente, y los que más han padecido esta influencia, aunque los otros partidos no están exentos de esos efectos dañinos.

MOGUEL DIODORO CARRASCO ALTAMIRANO

4.-  El caso más reciente es el de Perla Marisela Woolrich Fernández, panista, cuyo prestigio terminó junto con su carrera, aunque la llamen de asesora. Eso y nada es lo mismo.

Perla Woolrich, fue uno de los nombramientos que más expectativas causó a su llegada. Se suponía que era quien portaba una poderosa espada para castigar a los corruptos del sexenio pasado, esos que sirvieron de escalón para que Gabino llegara a la gubernatura.

Se esperaba de ella que tuviera margen de maniobra y que fuera quien salvara la honra de un Oaxaca mancillada por la corrupción. Qué va, fue puro circo. Su posición no fue más que una mascarada, una burla para todos los oaxaqueños y forma parte de las perversidades de Gabino, quien no ha tocado ni delicadamente a ninguno de los corruptos del sexenio pasado. Ocupó a Perla Woolrich para que no hiciera nada y cargara con todo. Como ha hecho con otros personajes.

Ocupó a Perla Woolrich para que no hiciera nada y cargara con todo. Como ha hecho con otros personajes, a la abogada panista la inhabilitó, porque le restó toda calidad moral para hablar de transparencia, corrupción y exigir cuentas como cuando todavía era la mujer de hierro.

  1. Cuentan los que saben que Francisco Javier Franco Ziga, fue el verdadero contralor durante el periodo de doña Perla. Un personaje gris, pero de todas las confianzas de Gabino, a quien sirvió desde el ayuntamiento de la ciudad de Oaxaca.

El subsecretario de auditoría pública era quien tenía toda la información, alguna que incluso le era vetada a la propia contralora, quien ponía el grito en el cielo cuando lo leía en la prensa. Filtraciones, obviamente, ordenadas desde la segunda planta de palacio de Gobierno. Siempre supo que lo bueno o malo que tuviera la dependencia, lo asumiría ella, no obstante, prefirió la comodidad del cargo y del sueldo antes que salvar su honorabilidad.

moguel maria de los anges....

  1. Fue precisamente Franco Ziga, quien advertía a los ex funcionarios de Ulises sobre el seguimiento de sus expedientes, les abría las veces que fueran la documentación para solventar situaciones observadas incluso sin que estuvieran dentro de la normatividad.

Mientras esto sucedía, nuevos expedientes se abrían en contra, supuestamente, de servidores públicos de la presente administración. Otro embuste, pues si lo que anunciaron con toda una parafernalia se convirtió en falacia, mucho menos algo relacionado con la casta de nuevos ricos de la presente administración.

  1. Gracias a Perla Woolrich, Gabino salvó compromisos políticos. Pero ya no le sirve, su figura está desgastada. La exigencia de cuentas claras recaerá ahora sobre ella. Y en breve, además de las dolencias físicas, sufrirá el escarnio de ser quien avaló, por omisión, un millonario y escandaloso desvío, mucho mayor al de sus antecesores.

Fue en la administración de Perla que validaron como obra magna el puente de 5 señores, por ejemplo.

Fue precisamente Perla Woolrich quien imposibilitó, paradójicamente, que su sucesor, Manuel de Jesús, pudiera ejercer acción penal en contra de una veintena de ladrones del presupuesto del sexenio pasado.

  1. Así pues, Gabino por supuesto que no formará parte de todos esos tratados que han trascendido la historia, no será ni un estadista ni un constructor de una nueva democracia.

En cambio, será recordado en breve como el gobernador que superó la corrupción y que en forma indecorosa se quedó sin contralora. Para quedarse sin aliento, porque Gabino supera en corrupción y en perverso a muchos políticos de su tiempo.

Hay que ver quién sigue en ese manual que le ha procurado beneficios a costa de dignidades, como la de Perla, quien en todo momento se quejó de la falta de apoyo y de confianza. Otra más que se le va a Gabino.