Emociones y su impacto en la vida integral de la persona


Problemas de peso

*Ivette Rivera Abarca

Atracón de alimentos

A pesar de que hoy en día estamos más expuestos a una gran cantidad de información, es bastante común que existan personas que no creen que prestar atención a los propios pensamientos incide en nuestra calidad de vida. La mente juega un papel importante para mejorar o cambiar, si así lo deseamos, la imagen corporal, modificar cualquier conducta compulsiva o establecer mejores relaciones afectivas.

Controlar la ingesta excesiva de comida en casos de sobrepeso refleja la una adecuada autoestima de la persona, pues existen variables psicológicas relacionadas a la hora de elegir alimentos que nos nutran.

Por tanto, los profesionales de la salud pueden prestar sus servicios para que los individuos puedan realizar cambios conductuales o cambios en el estilo de vida.

Existen herramientas (como la buena planeación, establecimientos de metas reales, así como evitar exponerse a ciertos estímulos que disparan algunas conductas compulsivas, etc.).

Los profesionales de la salud son de gran ayuda en el proceso de cualquier cambio de hábito cómo la pérdida de peso en los casos de obesidad, pues los aspectos emocionales son muy importantes a la hora de lograr un cambio permanente en las costumbres que afectan la alimentación. Además, en casos graves de trastornos alimenticios, el psicólogo es una figura indispensable para el tratamiento correcto de las patologías.

En otras conductas obsesivo-compulsivas, es de vital importancia el apoyo de redes que se especializan en los temas de Alcoholismo, tabaquismo y otras sustancias como las llamadas drogas “duras”.

COMER: UNA CONDUCTA PLACENTERA

Comer es un acto placentero, pero algunas personas no comen en función de sus necesidades nutricionales, sino que las motivaciones generalmente están condicionadas por las emociones, lo que lleva a ingesta desproporcionada de comida. Esto puede parecer un acto cotidiano, sin embargo, puede ser muy perjudicial para la salud porque los “antojos” son bajos en valor nutricional y con altos contenidos de sustancias que perjudican el organismo.

Abusar del acto placentero de comer, no solamente puede hacer que se experimente más cansancio y además se busque comida constantemente. Comer es una conducta que tiene que ver con el placer y, por tanto, entra en juego el sistema de recompensa mediado por la dopamina, este es un neurotransmisor que participa activamente en el refuerzo de conductas placenteras como el sexo o el consumo de drogas.

ALIMENTACIÓN, CONDUCTA Y EMOCIONES

La relación emoción-nutrición es clara, pues en momentos de inestabilidad emocional algunos individuos son más propensos a consumir alimentos dulces y también grasos. Cuando usamos la comida para calmar nuestro estado emocional, buscamos llenar con antojos un vacío existencial.

Las variables psicológicas y emocionales son muy importantes para tener llevar una alimentación equilibrada. Saber identificar las emociones y poder expresarlas de manera verbal o escribiendo acerca de ellas ayuda en este proceso de autoobservación y adquisición de nuevos hábitos.

Saber entender el comportamiento humano principalmente el propio es vital para el cambio de cualquier hábito o conducta compulsiva; cuando se está ansioso o se tienen problemas emocionales, algunos individuos responden para evitar sentir el displacer con grandes ingestas de comida o cualquier sustancia como paliativo para no enfrentar dichas emociones.

Además, los estados anímicos influyen en la ingesta alimentaria y consumo de sustancias nocivas para la salud, incluido el tabaco, por condicionamientos. Es decir que tanto los estados de tristeza y los de euforia nos pueden llevar al descontrol en la ingesta de cualquier sustancia.

DEPRESIÓN Y ATRACONES DE COMIDA

En casos graves como en la depresión es frecuente que los individuos con esta afección aumenten la ingesta de comida o sustancias tóxicas.

La razón por la que los individuos con depresión o problemas emocionales suelen ir en busca de comida o cualquier otra sustancia para sentirse mejor y calmar su estado anímico, es debido a que muchos alimentos incluyen triptófano, un aminoácido que provoca la liberación de serotonina (los niveles bajos de serotonina se asocian a la depresión y a la obsesión).

La falta de serotonina causa distintos efectos negativos sobre el organismo, como angustia, tristeza o irritabilidad. El cuerpo humano no produce triptófano, se debe adquirir a partir de una alimentación equilibrada.  Por tanto, los alimentos ricos en este aminoácido actúan como antidepresivos naturales.

Existen estudios que relacionan la serotonina con mayor sensación de bienestar, relajación, mejor sueño, mayor concentración y un mejor estado de ánimo. La serotonina tiene una importante función en el cerebro, porque es el que establece el equilibrio entre otros neurotransmisores como la dopamina o la norepinefrina (noradrenalina).

Estos neurotransmisores son importantes pues al no existir una adecuada sinapsis entre ellos se relacionan con la angustia, la ansiedad o los trastornos alimenticios. 

Alimentos Ricos en Tiptófanos

  • Pavo
  • Pollo
  • Leche
  • Queso
  • Pescado
  • Huevos
  • Tofu
  • Nueces
  • Chocolate
  • Semillas de chía.

También se ha descubierto con respecto a los niveles bajos de serotonina que están asociados a comportamientos obsesivos compulsivos y al trastorno por atracón.

La calidad del vínculo entre la mente, los factores sociales, emocionales y educativos, y la nutrición, son esenciales para el desarrollo saludable de cualquier persona.

En nuestra sociedad, y debido al sistema socioeconómico existente, hemos sido educados para no cuestionar lo que los medios de publicidad nos ofrecen como “estándares de belleza”. Esto provoca patologías o trastornos de conducta alimentaría como la Anorexia o Bulimia, trastornos de ansiedad y depresión.

Es esencial trabajar como comunidad con estrategias para minimizar los efectos de la cultura de la “imagen ideal”. Esta necesidad de intercambio multidisciplinario tales como la Nutrición y la Salud Mental para un desarrollo sano de los individuos.

Por ejemplo, el problema de la obesidad no solamente consiste en bajar de peso, en muchas ocasiones existen ciertos aspectos involucrados que deben abordarse pues no solamente tienen que ver con la alimentación. Un individuo que ha sido obeso desde la infancia nunca ha tenido una representación mental de un cuerpo delgado. Cualquier cambio que ocurra no solamente afectará su peso, sino que tendrá consecuencias en su identidad.

Educarnos en el conocimiento de Uno Mismo, juega un papel importante en el bienestar de las personas, y la nutrición tanto física como emocional es un aspecto importante para el desarrollo pleno del individuo.

“La Plenitud del Individuo es el pilar de una sociedad Plena”

*Lic. Terapeuta de Lenguaje, Consultora y Comunicadora en Semiología de la Vida Cotidiana.