Álvarez-Buylla se reunirá el jueves con alumnos del CIDE


Alumnos del CIDE durante una protesta el pasado 04 de diciembre de 2021. Foto Yazmín Ortega

Laura Poy Solano / La Jornada

Ciudad de México. La directora general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Elena Álvarez-Buylla, acudirá este jueves a las 16:00 horas a un diálogo con la comunidad estudiantil del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) para buscar acuerdos que permitan la reapertura de esa casa de estudios, que parmenace tomada desde el pasado 30 de noviembre tanto en su sede de Santa Fe, en la Ciudad de México, como en la región centro en Aguascalientes, por estudiantes que rechazan el nombramiento de José Antonio Romero Tellaeche como director general del centro.

Durante un diálogo con alumnos del centro, la funcionaria federal se comprometió a que este mismo martes se difundirá en las portales electrónicos del CIDE y Conacyt, una carta que garantiza que “no habrá ninguna represalia” contra los estudiantes que han participado en las acciones de protesta.

Álvarez-Buylla también reiteró que a partir de 2022 ningún alumnos, de licenciatura o posgrado, pagará colegiatura y se entregarán becas de acuerdo con el tabulador establecido para cada nivel educativo.

Enfatizó en el Conacyt y en el nuevo equipo directivo del CIDE “no se tiene una visión autoritaria, de fascismo, de imponer un pensamiento único, porque nada puede ser más destructivo de una institución académica que la aplicación del pensamiento único, por lo que se debe permitir la diversidad epistemiológica” que permita una discusión amplia y profunda del pensamiento.

“Pueden estar seguros, no hay un programa preconcebida ni de una agenda de limpieza de nada, sino de apertura y discusión profunda, con la mira de generar acuerdos satisfactorios para ambas partes, que nos permitan retomar las actividades del centro”.

Integrantes de la comunidad estudiantil insistieron en que debe haber un compromiso de diálogo y no represión, y agradecieron a Álvarez-Buylla su disposición para concretar la mesa de negociación con los estudiantes, a fin de que ambas partes lleguen un acuerdo.