80 aniversario del Día D, el mayor desembarco de la Segunda Guerra Mundial y de la historia


Dwight Eisenhower

RTVE.es/AP/BBCNEWS mundo

Sverre Petterssen

Un millón de visitantes, 200 veteranos de guerra y decenas de líderes mundiales han participado en los actos del 80 aniversario del desembarco de Normandía. Los homenajes han estado marcados tanto por las presencias como por las ausencias, y sobre ellos ha planeado la sombra de otra guerra en territorio europeo: la de Ucrania.

Los actos emotivo.s, que han incluido la presencia de los últimos excombatientes vivos que participaron en el desembarco, se han complementado con declaraciones de representantes europeos y estadounidenses, que claman por la unidad de las democracias ante las amenazas de terceros Estados. El conocido como Día D se ha convertido así tanto en un acto de recuerdo como de reivindicación para los países y líderes que han estado presentes en sus homenajes.

 

LOS ÚLTIMOS VETERANOS SUPERVIVIENTES 

VUELVEN A NORMANDÍA

 

Los que en su momento fueron soldados involucrados en el desembarco de Normandía han acudido 80 años después a las playas en las que vivieron el conocido como «día más largo» con actos en conmemoración a su sacrificio. «Cuando dejamos América, dudábamos si volveríamos; luego fuimos felices cuando vimos que lo lograríamos», comenta uno de ellos.

Todos estos soldados tienen ahora más de 95 años. Para muchos, este será su último aniversario, por lo que el recuerdo se torna en una gran emoción para la mayoría. «Siento una gran nostalgia y agradecimiento por la hospitalidad que me han dado en Francia», comenta otro, quien afirma que jamás se había visto como alguien que llegaría a escribir «una página en la historia».

Hasta 11 de estos veteranos han sido condecorados por el presidente francés, Emmanuel Macron, antes de la celebración del acto principal en la playa de Omaha, la más simbólica de las seis en las que se llevó el desembarco dada la gran cantidad de tropas que fallecieron en ella.

 

LA MAYOR OPERACIÓN 

MILITAR DE LA HISTORIA

 

 

En la mañana del 6 de junio, una importante masa de fuerzas se puso en movimiento. Eran tropas de Reino Unido, con divisiones de los Estados Unidos y Canadá y exiliados franceses y polacos, entre otros, que iban a iniciar el desembarco en la costa septentrional francesa.

El Día D supuso la mayor operación militar, aérea y naval combinada de la historia. Hasta 160.000 soldados, 24.000 paracaidistas y 6.000 barcos participaron en la operación. El objetivo, seis playas de la costa de Normandía, fuertemente protegida por los alemanes y que buscaba abrir un nuevo frente de guerra. La invasión terrestre, que los alemanes pensaban que se produciría en Calais, cambiará el curso del teatro de operaciones en Europa y precipitaría la caída del Tercer Reich meses más tarde.

«Faltaba el frente occidental, que era el que siempre había pedido Stalin; una misión muy necesaria para debilitar a los alemanes», comenta a TVE el catedrático de Historia Contemporánea de la UCM, Juan Carlos Pereira.

Las maniobras de distracción fueron fundamentales para despistar a los alemanes, mediante intercepción de comunicaciones, uso de maniquíes y tanques de atrezo que confundieron al enemigo y les hizo creer que el desembarco se llevaría a cabo en otras regiones alejadas de Normandía.

A medida que el Día D avanzaba, así como los soldados aliados en suelo francés, los alemanes se rendían, pero a un alto precio. En total, 4.600 soldados murieron solo en las playas durante los desembarcos.

 

EL TIEMPO, GRAN 

PROTAGONISTA DEL DIA D

Emmanuel Macron

Lo que la mayoría del mundo desconoce es que uno de los factores decisivos para lograr el éxito de la operación fue el clima. Entre los héroes de Normandía también estaban los meteorólogos, que ayudaron a salvar miles de vidas.

Cada una de las ramas de los ejércitos implicados necesitaban unas condiciones meteorológicas favorables para llevar a cabo el desembarco, por lo que la operación Overlord debía saber el tiempo cuatro días antes para prepararse. Para ello, formaron un equipo de meteorólogos que asesoró al comandante supremo de las tropas estadounidenses en Europa, Dwight Eisenhower. Este equipo, coordinado por James Stagg, estaba compuesto por el grupo británico y americano. Dentro de los británicos se encontraba el noruego Sverre Petterssen y en los americanos destacaba Irving Krick, ambos con mucho carácter, lo que provocó varios desencuentros. Mientras Petterssen preveía el predominio de borrascas, Krick pensaba que el anticiclón ganaría.

El desembarco estaba previsto para el día 5 de junio, pero finalmente no fue así. El día 2 hicieron la primera previsión, que daba muchas nubes bajas y viento fuerte, por lo que no era adecuado para el desembarco. El día 3 se vio como la dorsal anticiclónica se estaba retirando, por lo que ello daba vía libre a la llegada de borrascas. Ese día, Eisenhower, aplazó la operación.

La noche del 4 al 5, el frente cruzó el Canal, por lo que ahora se discutía si el anticiclón se situaría antes o después de la borrasca. Finalmente, informaron a Eisenhower de que todo apuntaba a que el tiempo iba a mejorar, por lo que el día 5 se tomó la decisión definitiva de desembarcar el día 6.

El clima también jugó a la contra de los alemanes, quienes pronosticaron tormentas para ese día, por lo que fueron cogidos por sorpresa. Los meteorólogos no se jugaron la vida en el campo de batalla, pero sí que salvaron la de otros.

 

LA GUERRA EN UCRANIA, 

PROTAGONISTA DE LA CEREMONIA

El 80 aniversario del desembarco de Normandía se ha convertido tanto en una reivindicación de la defensa de Ucrania como en una advertencia a Rusia y a cualquier «poder oscuro». Los líderes internacionales se han unido en un mensaje común para reivindicar que las democracias occidentales están unidas y dispuestas a defender su libertad igual que en 1944.

«No podemos plegarnos ante los dictadores», ha advertido tajantemente el presidente estadounidense, Joe Biden, en la ceremonia en el cementerio de Colleville sur Mer. También ha subrayado que Ucrania tiene autorización para usar armas estadounidenses en territorio ruso solo cuando sea cerca de la frontera, y ha dicho no estar especialmente preocupado por la última amenaza de su homólogo de Rusia, Vladímir Putin.

Irving Krick

«Francia y sus aliados apoyarán a Ucrania», ha señalado el presidente francés, Enmanuel Macron, durante la ceremonia del Día D. «Estamos aquí y no flaquearemos», ha reiterado.

Asimismo, Macron ha anunciado que su país brindará a Ucrania cazas Mirage 2000-5, y formará pilotos y a una brigada de 4.500 soldados ucranianos, a los que «equipará, entrenará y prestará armas».

«No estamos autorizando ataques a 200 millas dentro de Rusia y no estamos autorizando ataques contra Moscú, contra el Kremlin», ha expresado Biden en una entrevista concedida a la cadena ABC News desde Francia.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha sido el gran ausente en la ceremonia. Entonces la Unión Soviética, a pesar de no participar en el desembarco, llevó a cabo el mayor esfuerzo de guerra en el frente de Europa durante la Segunda Guerra Mundial.

 

A 80 AÑOS DEL DÍA D, OTRA 

GUERRA CONTINÚA EN EUROPA 

 

Junio 6.- AP.- Líderes, veteranos y visitantes de todo el mundo rindieron homenaje el jueves a la generación del Día D en conmovedoras ceremonias en las playas de Normandía y sus alrededores, donde los aliados desembarcaron hace 80 años. Muchos pensaban en la guerra de Ucrania, y el mensaje de que no debe permitirse triunfar a la tiranía se repetía con frecuencia.

La cifra cada vez más pequeña de veteranos de la II Guerra Mundial que hacen el peregrinaje de vuelta a Francia, así como la invasión rusa de plena escala en Ucrania, que acabó con la esperanza de que la guerra no volviera a destruir ciudades y vidas en Europa, añadían emoción al aniversario de los desembarcos aliados el 6 de junio de 1944.

El amanecer ocho décadas después de que las tropas aliadas llegaran a la orilla bajo el fuego enemigo en cinco playas con nombres clave —Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword— dio inicio a una jornada de recuerdo de los países aliados que ahora apoyan juntos a Ucrania, y sin que Francia, la anfitriona, hubiera invitado a Rusia, otro aliado de la IIGM. París atribuyó la falta de invitación a la “guerra de agresión contra Ucrania que se ha intensificado en las últimas semanas”.

Se estima que los muertos y heridos en ambos bandos en Ucrania ascienden a cientos de miles, y los homenajes a los más de 4.400 muertos aliados en el Día D y muchos decenas de miles más, incluidos civiles franceses, en la consiguiente Batalla de Normandía, estaban envueltos en preocupaciones sobre que las lecciones de la II Guerra Mundial se están perdiendo.

Joe Biden, ceremonia en el cementerio de Colleville sur Mer

El 6 de junio de 1944 decenas de miles de soldados de Estados Unidos, Reino Unido y Canadá invadieron las playas de Normandía, en el norte de Francia, para liberar a Europa de los nazis.

Menos de un año después, Hitler se había quitado la vida, pero 24 horas antes del desembarco nadie podía asegurar que la Operación Neptuno, que pasaría a la historia como el Día D, no fuera a terminar en una derrota catastrófica para los aliados.

Sólo la combinación de un plan meticuloso, el coraje de los soldados y en algunos casos un poco de suerte permitieron que las tropas invasoras pudieran establecer una «cabeza de playa» en la Francia ocupada. Pero en ciertos sectores, como en la playa conocida como la «sangrienta Omaha», los alemanes resistieron con éxito por varias horas.

Aunque no todas las posiciones que se planeaba ocupar en la primera jornada cayeron en manos aliadas, en los próximos días más hombres, armamento y pertrechos llegaron desde Inglaterra. Las tropas nazis estarían a partir de ese momento en retirada.

7.000

Es el número de barcos que tomaron parte en la mayor invasión marítima de la historia.

El desembarco estaba programado para el 5 de junio pero se postergó 24 horas para contar con las mejores condiciones climáticas.

La marea y la luna llena eran otros de los factores fundamentales que contribuyeron a que la invasión fuera programada para los primeros días de junio.

Originalmente el Día D iba a ser el 1 de mayo, pero se pospuso un mes para reunir más soldados y armamento en el sur de Inglaterra, desde donde partió la operación aliada.

Para comienzos de junio, más de 2 millones de estadounidenses y unos 250mil canadienses estaban listos para la invasión.

15ª

Era la división más poderosa del ejército alemán que no estaba desplegada en Normandía sino en el Paso de Calais.

Los aliados habían logrado convencer al alto mando alemán que por allí llegaría el desembarco.

Para lograrlo, espías y agentes dobles filtraron esta información; ejércitos y campamentos falsos se alzaron en la localidad británica de Kent y por allí pasó el general George Patton, considerado por los alemanes como el mejor comandante de los enemigos.

La más pequeña pero aún formidable división 7ª del ejército nazi quedó a cargo de proteger Normandía.

De haber sido desplegada la división 15ª en esa región, la Operación Neptuno podría haber terminado en un desastre.

5

Fueron las playas elegidas para el desembarco. Sus nombres en código eran, de este a oeste: Sword, Juno, Gold, Omaha, Utah.

Eddie McCann

La decisión de invadir Normandía fue uno de los proyectos más arriesgados que emprendieron los aliados y tomó más de un año de preparación.

Las operaciones anfibias contra playas bien defendidas no habían dejado un buen recuerdo en los aliados.

El 18 de agosto de 1942, los británicos y los canadienses habían sufrido un desastre en su ataque al puerto francés de Dieppe, en manos de la ocupación nazi. Más de dos tercios de una fuerza de 6.000 hombres murieron, fueron heridos o tomados prisioneros.

En noviembre de 1943, la captura por parte de infantes de marina estadounidenses del pequeño atolón de Tarawa, en el Pacífico, costó a la fuerza invasora más de 3.000 bajas, entre muertos y heridos.

4.000

Son los soldados muertos o heridos en Omaha, la playa donde la resistencia alemana fue más fuerte (las bajas variaron en las cinco playas; por ejemplo, en Gold, el número de caídos fue un 80% menor al de Omaha).

Una de las divisiones estadounidenses que participó en la primera oleada de desembarco perdió el 90% de sus hombres.

Eddie McCann estaba a cargo de uno de los vehículos anfibios que transportó soldados estadounidenses hacia Easy Red, uno de los 10 sectores en que se dividió la playa.

«Cuando estábamos a unas 300 yardas (unos 275 metros) comenzaron a dispararnos. Hasta ese punto habíamos pensado que podía ser sencillo, uno siempre tiene esperanzas de eso. Pero no estaba preparado para lo que iba a pasar en las otras 100 yardas. Fue increíble».

«Perdimos unos 2.000 en la primera oleada. Nos golpeaban pedazos de cuerpos, cabezas que volaban, intestinos que se esparcían por toda la playa al lado de los cuerpos. Es difícil hablar de eso, cuando ves a tus hermanos masacrados de la forma en que eran masacrados».

15%

Es el porcentaje de los paracaidistas aliados que descendieron en el lugar indicado antes de que comenzara el desembarco.

Las divisiones aerotransportadas estadounidenses eran la 82ª y la 101ª. Junto con ellas también descendió la 6ª División Aerotransportada británica, a la que pertenecía Tim Hardy, quien recordaba así los momentos previos al despegue desde el sur de Inglaterra.

«Nos reunieron en un campo a las afueras de una pista aérea en Burford. Nos sentíamos aliviados porque parecía que esta vez iba en serio y, aún mejor, compartieron con nosotros lo que los generales tenían en mente. Se nos dijo que seríamos la punta de lanza en el asalto contra las tropas alemanas en Normandía.

«Y para terminar, se nos brindó una información tan precisa y con un aire de tanta superioridad que si no hubiese sido porque pasadas experiencias nos habían vuelto cínicos, nos podrían haber persuadido de que, para variar, nuestros generales podían saber de lo que estaban hablando».

30 a 1

Es la proporción de aviones aliados en relación con las naves de la Luftwaffe alemana. Ninguna de las aeronaves aliadas fue derribada en combate aéreo por un avión alemán.

En total, unos 11.000 aviones cruzaron el canal para transportar a los paracaidistas y atacar posiciones enemigas.

André Heintz, miembro de la resistencia francesa en Caen, supo del desembarco por mensajes en código transmitidos por la radio.

Vladímir Putin

Él recuerda que Caen sufrió un intenso bombardeo y que el 85% de las casas de la localidad francesa fueron destruidas.

«Pero había un área segura, que fue respetada, donde estaba la antigua abadía. Allí estaba enterrado Guillermo el Conquistador, y todos, miles de personas, se refugiaron en el interior de la abadía porque pensaron que Inglaterra no se iba a atrever a lanzar una bomba contra un lugar en donde estaba enterrado uno de sus reyes».

2.500

Es el número de muertos que calcularon los aliados en el Día D. Aunque, como indica a la BBC el historiador Dan Snow, investigaciones recientes hablan del doble de víctimas fatales.

El Alto Mando había anticipado que un desembarco exitoso podía costar 10.000 muertos y quizás 30.000 heridos, pero se preparaban incluso para más.

El general estadounidense Dwight David «Ike» Eisenhower, comandante supremo de las fuerzas aliadas, había escrito una carta asumiendo la total responsabilidad si la operación era un fracaso.

Winston Churchill, el primer ministro británico, acosado por los recuerdos del desastroso desembarco británico en Gallipoli, Turquía, en la Primera Guerra Mundial, se despidió la noche del 5 de junio de su mujer con la frase: «¿Te das cuenta de que para cuando despiertes en la mañana 20.000 hombres pueden haber muerto?».

Franz Gockel era un soldado alemán que tenía 18 años y estaba estacionado en el puesto 62, ubicado en la playa Coleville-sur-mer, el área designada como Omaha por los invasores.

«El Día D estábamos alarmados. Y, tanto como los otros, nos estábamos defendiendo, queríamos sobrevivir. Ellos no eran nuestro enemigo… no los conocíamos, y no teníamos oportunidad de decidir nada de lo que estaba pasando. Ellos querían ‘vencernos’, como se decía en esas épocas, y nosotros hicimos lo mejor por resistirnos, sin pensar en ellos como seres humanos individuales».

*Este artículo fue publicado originalmente el 6 junio 2014, en ocasión del 70ºaniversario del desembarco de Normandía.