Ruiz-HealyTimes: Pastores fracasados


Hace 55 años jerarcas católicos de Chiapas abandonaron a su grey.

El Papa Francisco visitará el estado con menos católicos del país.

Según Reporte de Riesgos Globales 2016, México enfrentará cinco.

Curiosamente, delincuencia organizada en el mundo no aparece en la lista.

Debates sobre la mariguana no aportan nada nuevo; más de lo mismo.

Eduardo Ruiz-Healy

 

De acuerdo blog Latin and Christian Woman (mujerlatinaycristiana.wordpress.com), en enero de 2009 esta era la realidad religiosa del estado de Chiapas, el cual visitará el papa Francisco el próximo lunes 15 de febrero:

“Chiapas registra la diversidad religiosa más amplia del país, ubicándose el catolicismo en el más bajo comparado con otras creencias, que se ha acrecentado en las últimas décadas.

“El porcentaje de población sin religión es relativamente alto, probablemente el escenario social de la entidad, mientras que el evangelismo predominante en Guatemala ha influido en ello, señala un estudios del INEGI.

“De acuerdo a resultados del INEGI, a partir de 1960, se registra una disminución en el porcentaje de la fe católica; en los últimos 30 años es más intensa, pues de 1970 a la fecha la disminución es de 27 puntos porcentuales. Y sostiene que la diversificación es más alta al interior de la entidad.

“El municipio con mayor porcentaje de población católica, es el de Rayón (94.2%) mientras que el de Chenalhó tiene el dato más bajo (16.8%), registrándose una  brecha de 77 puntos. También se  destaca que en 33 de los 118 municipios, menos de la mitad de la población se declaró católica.

“Asimismo, se informa que de las religiones protestantes históricas destacan los bautistas y presbiterianos; particularmente esta última, pues la entidad alberga 46% de los presbiterianos del país.

“En los municipios de  Tenejapa y Tumbalá, más de 30% de la población pertenecen a alguna de estas iglesias. Las religiones evangélicas tienen también gran importancia en todos los municipios, sobre todo el pentecostalismo.

“En la entidad los adventistas del séptimo día constituyen 35.6% de los fieles que esta iglesia tiene en el país; esta religión representa más del 20% en 14 municipios; en tres de ellos (Tapalapa, Tecpatán y San Andrés Duraznal), la profesa más del 40% de la población.

“Mientras tanto, la población sin religión es objeto de diversos estudios en la entidad; su volumen se acerca al de los residentes en la capital del estado; en 27 municipios rebasa el 2%; en cinco municipios más sobrepasa 4%, registrando el municipio de Santiago El Pinar el dato más alto, pues casi 64% de la población no reconoce religión alguna.

“La mayor tasa de crecimiento durante la última década se da entre quienes tienen una religión no católica (3.9%), seguidos de los no religiosos (2.2%) y finalmente la población católica con 1.4% de promedio anual”.

Un artículo publicado ayer en el diario defeño El Economista señala que “los adeptos del islam en México aumentaron más de 260% entre 2000 y 2010… Cuando el papa visite las comunidades indígenas de Chiapas durante su viaje a México del 12 al 17 de febrero, se encontrará con el estado menos católico del país y en el que cohabitan las más diversas religiones, desde católicos hasta budistas, pasando por evangélicos y judíos.

La crecente diversidad religiosa en Chiapas y la pérdida de fieles católicos indica la pésima labor pastoral realizada desde 1960 por quienes han sido los máximos jerarcas de la iglesia católica en ese estado. En Tuxtla Gutiérrez los obispos José Trinidad Sepúlveda Ruiz-Velasco (1965-1988), Felipe Aguirre Franco (1988-2000) y José Luis Chávez Botello (2001-2003), y los arzobispos Rogelio Cabrera López (2004-2012) y Fabio Martínez Castilla (2013 al día de hoy). En San Cristóbal de las Casas los obispos Samuel Ruiz García (1959-2000) y Felipe Arizmendi Esquivel (2000 al día de hoy). Y en Tapachula los obispos Adolfo Hernández Hurtado (1958-1970), Bartolomé Carrasco Briseño (1971-1976), Juvenal Porcayo Uribe (1976-1983), Luis Miguel Cantón Marín (1984-1990), Felipe Arizmendi Esquivel (1991-2000), Rogelio Cabrera López (2001-2004) y Leopoldo González González (2005 a la fecha).

En Chiapas los pastores de la iglesia católica fracasaron. Desde hace 55 años descuidaron sus rebaños y las ovejas se fueron a pastar a otros lados. Esa es la realidad que enfrentará Francisco el 15 de febrero.

ruiz healy chavez botello

EL MAYOR RIESGO

Durante mi programa de radio y TV en Grupo Fórmula, José Luis Romero Hicks se refirió al Reporte de Riesgos Globales 2016, elaborado por el Foro Económico Mundial, en donde se califican los mayores riesgos globales, tanto por la probabilidad de que ocurran como por el impacto que tendrían sobre el mundo en caso de que ocurrieran.

José Luis nos explicó, que los 10 mayores riesgos globales de acuerdo con su probabilidad de ocurrencia son: la migración involuntaria en masa, los eventos extremos del clima, una mala adaptación y mitigación al cambio climático por parte de los países, los conflictos entre países, las catástrofes naturales, ingobernabilidad, desempleo y el subempleo, el fraude o robo de información, las crisis por carencia de agua y el comercio ilegal.

También detalló cuáles son los 10 mayores riesgos globales en términos del impacto que tendrían en caso de ocurrir. Estos son: la inadaptación y mitigación al cambio climático por parte de los países, las armas de destrucción masiva, las crisis por carencia de agua, la migración involuntaria en masa, los shocks en los precios de la energía, la pérdida de biodiversidad y el colapso de los ecosistemas, las crisis ocasionadas por desbalances fiscales de los países, la propagación de enfermedades infecciosas, las burbujas de activos y la inestabilidad social profunda.

De acuerdo al Reporte, los cinco mayores riesgos que enfrenta México de acuerdo con su probabilidad de ocurrencia son: la migración involuntaria en masa, los eventos extremos del clima, los desastres naturales y el contrabando. Los tres mayores riesgos que enfrenta nuestro país en términos del impacto que tendrían en caso de ocurrir son: los shocks en los precios de la energía, los desbalances fiscales y la propagación de enfermedades infecciosas.

Polícia Federal deflagra operação contra o contrabando de cigarros

Después de que José Luis presentara y comentara sus datos le manifesté que se me hacía muy extraño que los expertos encuestados por el Foro Económico Mundial no incluyeran dentro de los principales riesgos globales, tanto por la probabilidad de que ocurran como por su alto impacto, a la delincuencia organizada que cada día es más poderosa a nivel nacional y global.

Le recordé que un estudio realizado en 2013 señalaba que delincuencia organizada transnacional había creado un mercado negro o ilegal para sus productos que a nivel mundial tiene un valor de 1.79 billones de dólares y que para alcanzar sus objetivos empleaba ese año a 1,800 millones de personas alrededor del mundo.

En 2013, 1.79 billones de dólares (1,790,000,000,000) era un monto apenas inferior al producto interno bruto (PIB) de 10 países, medido por el Fondo Monetario Internacional(FMI), que son Estados Unidos, China, India, Japón, Alemania, Rusia, Brasil, Reino Unido, Francia e Italia. Es decir, la delincuencia organizada ha creado la undécima economía más grande del mundo y para lograrlo emplea al 25.7% de la humanidad, lo que la convierte en el empleador más importante en el planeta. Para que todos entendamos qué tan presente está la delincuencia organizada en nuestras vidas y que sus actividades no se circunscriben solo al narcotráfico, trata y explotación de personas sino a decenas de actividades ilícitas que pueden sernos más o menos conocidas.

En 2013, la empresa Havocscope Global Black Market Information (www.havocscope.com), enlistó 50 actividades ilegales que son controladas por cárteles y otras organizaciones criminales, así como el valor en dólares de cada actividad. Estos son los negocios de la delincuencia organizada global que para el Foro Económico Mundial no representa un riego mayor:

Falsificación de medicamentos (200,000 millones), prostitución (187,170 millones), falsificación de productos electrónicos (1679,000 millones), mariguana (141,800 millones), apuestas ilegales (140,000 millones), cocaína (85,000 millones), tráfico de medicamentos cuya venta requiere receta médica (72,500 millones), heroína (68,000 millones), piratería de programas de cómputo (63,000 millones), contrabando de cigarros (50,000 millones), falsificación de alimentos (49,000 millones), falsificación de autopartes (45,000 millones), robo de petróleo (37,230 millones), falsificación de juguetes (34,000 millones), tráfico de personas (32,000 millones), tala ilegal de bosques (30,000 millones), metanfetaminas (28,250 millones), pesca ilegal (23,500 millones), contrabando de personas (20,000 millones), tráfico de especies animales silvestres (19,000 millones), éxtasis (16,070 millones), piratería de música (12,500 millones), falsificación de zapatos (12,000 millones), falsificación de ropa (12,000 millones), descarga ilegal de deshechos (11,000 millones), robo de arte (10,000 millones), piratería de cable (8,500 millones), piratería de videojuegos (8,100 millones), falsificación de productos deportivos (6,500 millones), falsificación de pesticidas (5,800 millones), contrabando de alcohol (4,300 millones), piratería de entretenimiento móvil (4,300 millones), falsificación de cosméticos (3,000 millones), piratería de películas (2,500 millones), contrabando de metales y minerales (2,300 millones), falsificación de partes para aviones (2,000 millones), falsificación de armas (1,800 millones), secuestro por rescate (1,500 millones), adopciones internacionales (1,300 millones), diplomas y títulos profesionales falsos (1,000 millones), tráfico de armas (1,000 millones), falsificación de relojes (1,000 millones), piratería de libros (600 millones), falsificación de dinero (182 millones), contrabando de material nuclear (100 millones), falsificación de tarjetas de identidad y pasaportes (100 millones), tráfico de órganos humanos (75 millones), falsificación de bolsos de dama (70 millones), falsificación de encendedores (42 millones), falsificación de baterías (23 millones).

Trata de Blancas

UN DEBATE INÚTIL

Durante décadas, nuestra economía estuvo semicerrada a las inversiones y productos extranjeros. Los mexicanos fuimos obligados a consumir productos caros de inferior calidad que los que podían obtenerse en Estados Unidos, Canadá, Europa o Japón pero,  eso sí, muy mal hechos en México. Desde mediados de la década de los sesentas los protegidos empresarios del país y sus protectores, los políticos, empezaron a debatir sobre los pros y contras de abrir la cerrada y proteccionista economía mexicano a las inversiones y productos extranjeros. Cuando, por fin, México firmó su adhesión al Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT por sus siglas en inglés) el 25 de julio de 1986, otros 91 países se le habían adelantado en ingresar a la organización que en 1995 se transformó en la Organización Mundial del Comercio (OMC o WTO por sus siglas en inglés).

Durante los años del proteccionismo el país se llenó de empresarios que no sabían cómo competir en calidad y precio contra sus colegas que realizaban sus negocios en economías más abiertas y competitivas. Por eso la entrada de México al GATT, primero, y a la zona económica que creó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), después, significó la quiebra de cientos de empresas y la virtual desaparición de diversos sectores agropecuarios, industriales y de servicios.

Insertar a México en la economía global fue un proceso complicado que tal vez hubiera sido menos difícil si nuestros gobernantes hubieran actuado con más decisión, pensando en los intereses de todo el país y no sólo los de un grupo de empresarios que gozaban de la protección de las leyes de la época.

Durante casi 20 años se debatió sobre la conveniencia de abrir la economía nacional a sabiendas de que eso era lo que finalmente debía hacerse. Postergar la apertura no le convino al país.

Lo mismo ocurrió en el caso del sector energético. Décadas de debate para finalmente aceptar lo inevitable: que una industria como la petrolera o eléctrica requiere de inversiones colosales para desarrollarse, de recursos que no tienen los gobiernos o los empresarios locales. En lo que a estas dos industrias se refiere, México también llegó tarde a la fiesta y ahora debe competir contra muchos otros países que hace años se abrieron a la inversión extranjera, pública o privada.

Y ahora, nuestros dirigentes políticos han decidido debatir un nuevo asunto: el del consumo de la mariguana. Ayer empezó en la Cámara de Diputados el debate organizado por el Congreso de la Unión y arrancó en, Cancún, Quintana Roo, el que convocó el gobierno federal a través de la Secretaría de Gobernación.

¿Qué podrá decirse en estos debates que no se haya dicho una y otra vez en diversos foros en México y alrededor del mundo? Creo que nada en lo absoluto. El hecho es que todos estamos de alguna manera u otra involucrados en la absurda guerra que Felipe Calderón le declaró al narcotráfico con el solo fin de hacerse popular. Para empezar, decenas de miles de millones de pesos de nuestros impuestos se han despilfarrado en este inútil y fallido combate. Para terminar, la ley de la oferta y la demanda señala que mientras haya quien esté dispuesto a consumir mariguana o cualquier otra droga, pagando lo que le pida por ella, habrá quien esté dispuesto a hacérsela llegar al lugar en donde se encuentra y a corromper a la autoridad que se le ponga enfrente con tal de satisfacer las necesidades de sus clientes.

Hay países que al despenalizar el consumo de la mariguana ya dieron el primer paso en lo que es la verdadera lucha contra el narcotráfico. Falta ahora que despenalicen y regulen el consumo de muchas otras drogas.

Mucho me temo que lo que pretenden el gobierno federal y el poder legislativo es aprobar el uso medicinal de la mariguana, lo que no resolverá el verdadero problema, que es el alto y creciente volumen de consumo recreativo o lúdico.

Por lo anterior, el debate que esta semana inicia es un inútil.

Sitio web: ruizhealytimes.com

e-mail: eduardoruizhealy@gmail.com

Twitter: @ruizhealy

ruiz healy debate sobre...