La generosidad de Francisco Toledo


Al cumplir 75 años de vida dona acervo cultural al pueblo de México 

Recibe el Instituto Nacional de Bellas Artes(INBA) el valioso legado

“Pese a todo” admite presencia de Gabino Cué Monteagudo en el acto.

 De la Redacción

Poco común en nuestros días, en tanto ciertos personajes de conocido sector de la población mexicana buscan como hacerse de manera ilegal de algún inmueble, edificar una obra innecesaria para la población pero que en lo personal le genere dividendos, así como otorgar contratos de obra o prestación de servicios a cambio de ilegales comisiones, el pintor oaxaqueño Francisco Toledo realiza todo lo contrario. Al contar entre sus propiedades con algún inmueble siempre está pensando en cómo compartirlo con la ciudadanía oaxaqueña y de otras partes del orbe, tales han sido los caso del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, IAGO o el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo donde además de ser un centro de exposiciones fotográficas, cursos y talleres de esa especialidad, funcionan ahí también una amplia biblioteca en braille para dar servicio a invidentes o débiles visuales, cuenta también en sus instalaciones con una extensa fonoteca para deleite del público.

Por su parte El Instituto de las Artes de Gráficas de Oaxaca (IAGO) es una biblioteca y centro cultural que cuenta con dos sedes, donde se resguarda la biblioteca especializada en arte, el cine “El Pochote”.

Además, este instituto resguarda una de las colección más ricas de América Latina, con 124 mil 325 piezas entre fotografías, carteles, ilustraciones y grabados de artistas como Goya, Max Klinger, James Ensor, Pablo Picasso, Alberto Durero, Salvador Dalí, Leopoldo Méndez, José Guadalupe Posada y Rufino Tamayo, entre otros.

Independientemente de ello, cada que el maestro Toledo ha recibido un galardón en monetario, siempre lo ha donado para la creación de un fondo de becas o apoyo para indígenas, entre otras muchas labores filantrópicas.

Así  Francisco Toledo, hoy es noticia una vez más,  es gratificante saber que a pesar de las adversidades que vive México, existe entre nosotros un personaje con el virtuosismo que poseen los grandes artistas y el compromiso social de un activista, como sucedió la semana pasada con la donación que hizo del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) y el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo. Este año Francisco Toledo cumplirá 75 años y aunque no le gustan los reconocimientos, ni los homenajes, los mexicanos debemos sentirnos honrados de que exista un mexicano con la capacidad de desentenderse de los efímeros reconocimientos y optar por compartir la riqueza artística y cultural que ha generado. La donación al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) incluye un acervo de 124 mil piezas gráficas y de pintura, fotografías del siglo XIX hasta la actualidad, grabados, 50 mil libros, material audiovisual y siete mil fonogramas. Al ver el trabajo del artista oaxaqueño, los halagos surgen de manera espontánea, su compromiso con el arte y la cultura, además de su visión encaminada a fomentar espacios en los que la sociedad encuentre un cauce a su creatividad por medio de la formación artística, se observan con la fundación de diversos centros culturales.

NUMEROSOS SITIOS DE ARTE Y CULTURA

Para Toledo, los espacios como las casas de la cultura deben contar con proyectos dirigidos a los jóvenes y a los niños, esta visión se observa en los espacios fundados por el artista: Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo y el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa). Además de su interés por la preservación y difusión de la cultura y el arte en espacios como el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, y el Patronato Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Cultural y Natural del Estado de Oaxaca (Pro-Oax), creados por iniciativa del artista oaxaqueño. Es por ello que México le debe mucho a este artista, que en lugar de optar por realizar su obra en el extranjero y abandonar su país, él regresó a Oaxaca a hacer lo que más le gusta con un sentido social del arte y la cultura, como se observa en su legado. La donación que hizo esta semana al gobierno mexicano, destaca por el personaje de quien viene y por el contenido que representa, ojalá se dé continuidad a los principios de Francisco Toledo y no queden como espacios aislados ajenos al pueblo, o sólo para algunos privilegiados.

TOLEDO EMOCIONES

VERSATILIDAD ARTÍSTICA

En la obra del artista existe una diversidad de técnicas, se ha manifestado a través de la pintura, la escultura, cerámica, dibujo, impresión, entre otras. Dicho trabajo creativo ha estado paralelo a su labor de activista, luchador social, ambientalista y defensor del patrimonio. Por más que el artista intente alejarse de los halagos, las referencias hacia su labor frecuentemente tendrán valoraciones positivas. Con la donación observamos a un artista, que a pesar de la crisis que ve en todo los sectores del país, se anima a apostarle a las instituciones al donar estos espacios para que los preserven y puedan ser apreciados por

todo el mundo.

TOLEDO 1

DÍA DE LA DONACIÓN

Cuando Francisco Toledo arribó al IAGO el pasado jueves, los gritos no se hicieron esperar en el patio principal del que fuera uno de los bastiones más importantes de su lucha: “¡Viva Toledo!, ¡bravo Toledo!”. Esa fue una forma de reconocer el legado del artista plástico que minutos después donaría al INBA mediante un convenio que suscribieron sus hijos y el gobernador local.

¡Viva Toledo!, ¡vamos Toledo!, se escuchaba, mientras él avanzaba y alzaba el dedo índice para que cesaran los gritos. “¿Qué seguirá para mí después de la donación? ¡Nada!, voy a sentarme a tomar una cerveza”, bromeó ante las preguntas. “Pienso que fue una decisión correcta, porque ya fueron 26 años de llevar este espacio, pero quedan mis hijos, que formarán parte de esta asociación y que va a ayudar a vigilar que se cumplan los objetivos. Además creo que también me voy a retirar del Centro de las Artes de San Agustín (CaSa)”.

 

DEJA IAGO PERO PERO NO DEL TODO

¿Francisco Toledo confía en las instituciones?, se le preguntó. “Sí, aunque a veces están faltos de dinero, pero sí confío en las instituciones”. Luego insistió en que aunque ésta es una forma de retirarse del IAGO, él y sus hijos estarán pendientes de las decisiones que se tomen y aseguró que la obligación del estado es apoyar. ¿Y qué recibió Toledo a cambio de esta donación? “Un peso y no es deducible de impuestos. Y me lo voy a gastar yo solito”.

 

PESE A TODO ACEPTÓ LA PRESENCIA DE GABINO CUÉ

También dijo que no impuso condición alguna al INBA para formalizar esta donación y aceptó que el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, estuviera presente sin importar que fuera la autoridad que intervino las cuentas del IAGO y aún no ha condonado la deuda. “Esto es una fiesta y no vamos a reclamarle nada; al día siguiente sí”.

¿Seguirá haciendo donaciones al IAGO? “Sí, seguiré donando y dando 15 o 20 becas”. ¿Irá a México para volantear? “Sí, el 26 para recolectar firmas contra los transgénicos”. ¿Continuará luchando? “La lucha sigue…”.

TOLEDO EL MOMENTO DE SUSCRIBIR LA....

CONACULTA E INBA, RECIBIERON LEGADO

La ceremonia donde el artista plástico donó el IAGO al INBA duró menos de treinta minutos. Ahí María Cristina García, directora del INBA, y Rafael Tovar y de Teresa, titular de Conaculta, aceptaron que éste es un acto mayor de generosidad y se comprometieron a cuidar y multiplicar el acervo recibido.

Más tarde, María Cristina García comentó que desde hace algunos meses han trabajado en la catalogación del archivo que integra la colección de Toledo con más de 124 mil 325 documentos, entre estampas, pinturas, esculturas, dibujos, carteles y una centena de objetos, y adelantó que para este año dicha institución destinará seis millones de pesos para su plan de exposiciones.

TOLEDO TORRE CASA REFUGIO

Abre Oaxaca Casa Refugio para escritores  

Fue presentada la Casa Refugio de Oaxaca para escritores perseguidos, que funcionará a partir de marzo en el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa), para convertirse en el tercer refugio en México, explicó en entrevista Philippe Ollé, director de la Casa Refugio Citlaltépetl, que celebraró 15 años de operación. “Hoy es una necesidad crear nuevas casas refugio en México y América Latina, porque no está de más decir que aún vemos cómo persiste el ataque brutal en contra de creadores y la libertad de expresión”, aseguró.

Acompañado por los representantes de la Red Internacional de Ciudades Refugio (ICORN, por sus siglas en inglés), Ollé explicó que la idea de estos refugios no son simples esfuerzos de solidaridad concreta ni declaraciones de libertad de expresión, sino plataformas para asegurar que escritores y creadores puedan trabajar en mejores condiciones.

El anuncio oficial de la apertura se realizó en el IAGO, donde el escritor iraní Mohsen Emadi, que vive en la Casa Refugio Citlaltépetl, leyó el texto: La narración de la historia en el calendario de la traición.